Experiencias educativas desde la virtualidad: Enseñando ciencia con un espíritu Explora

educadora
  • 14 octubre, 2020

Fuente: Proyecto Explora Región Coquimbo

Conversamos con tres profesionales de la educación que hoy realizan clases de forma remota y que alguna vez fueron parte de las iniciativas del Proyecto Explora Coquimbo. Ellas nos contaron qué están desarrollando y cómo lo aprendido durante estos años lo han ido aplicando en sus clases.

 

Uno de los objetivos que tienen las iniciativas educativas que ejecuta el Proyecto Explora Coquimbo, es que, además del conocimiento que pueden entregar a sus participantes, es que cada uno de los presentes pueda llevar ese aprendizaje al aula, transfiriendo la información a la comunidad escolar, ya sean estudiantes, docentes e incluso padres y apoderados.

 

Claro, hoy el aula, en la mayoría de los casos, es la pantalla de un computador o un celular, ya que la pandemia por coronavirus impide realizar las clases como estaban presupuestadas, debiendo los profesionales recurrir al ingenio. Es por esto que el imprimir las guías, crear grupos de Whatsapp o realizar cápsulas de video, se han convertido en las principales aliadas para realizar estas actividades.

 

Teniendo estas dos realidades presentes, conocimos la experiencia de tres profesionales de la educación de la Región de Coquimbo, que hoy están trabajando en una modalidad remota y que, alguna vez, participaron de iniciativas del Proyecto Explora Coquimbo, para saber cómo han ido aplicando todo el aprendizaje y experiencias asociadas en el área.

 

“Ha sido un tremendo desafío para todos los profesores hacer clases a distancia a través de plataformas tecnológicas, reestructurar todas las metodologías de enseñanza, sobre todo en la ciencia”, explica la profesora Maricela Rojas de la Escuela Arturo Alessandri Palma de Ovalle. Eso sí, las dificultades poco a poco van amainando, “con el paso del tiempo los apoderados han estado más tranquilos, porque han visto que hemos tratado de usar todas las estrategias que tenemos a nuestro alcance para poder entregar la información a sus hijos e hijas”, señala la profesional.

 

Amanda haciendo clases a sus estudiantes

Amanda haciendo clases a sus estudiantes

La tónica es que para la mayoría fue muy duro empezar en esta nueva modalidad, pero con el paso de los meses ya van dominando las estrategias. “Si bien ha sido complejo llegar a todos los estudiantes, nuestra escuela ha buscado diversas vías y estrategias para lograr llegar a cada uno de nuestros niños”, nos confiesa de entrada la profesora Amanda López, docente de la Escuela Guillermo Cereceda Rojas de Coquimbo. La tarea, eso sí, es un poco compleja cuando se busca llevar el “laboratorio”, a los espacios personales de la casa, “he tratado de lograr el desarrollo de habilidades científicas en el hogar”, explica, aunque confiesa que no ha sido fácil, “es bastante complejo a la hora de elaborar propuestas experimentales pensando en la realidad de nuestros estudiantes y el acceso a materiales o implementos incluso caseros”.

 

Para algunas personas toda esta realidad ha sido un desafío, ya que no necesariamente se sentían tan cercanas a realizar labores digitales, tal como explica la educadora de Monte Patria, Roxana Meléndez, “he tenido que reinventarme y aprender a usar la tecnología, hacerla más amigable. Junto con el soporte técnico del colegio República de Chile y de la dirección, he podido realizar cápsulas de video educativa, que duran muy poquito, y en donde los niños y niñas pueden aprender habilidades básicas”.

 

Maricela preparando los contenidos a sus estudiantes

 Maricela preparando los contenidos a sus estudiantes

Roxana comenta que ha sido todo un descubrimiento este talento, “en pandemia podemos reconocer las habilidades que podemos sacar a la luz, tanto los niños que demuestran sus aprendizajes, los apoderados y uno como profesional, que va aprendiendo todos los días. Y esta pandemia me enseñó que tengo esa habilidad, que tengo que explotar, seguir aprendiendo y desarrollar capsulas de video educativa”.

 

Para Maricela, uno de los aspectos más importantes es proyectar el trabajo pensando en el estudiante y su día a día, “las estrategias van modificándose dependiendo el contexto en que nos encontramos con la familia, por lo que lo más importante es estar en constante comunicación con ellos. A veces nos olvidamos que hay personas que lo están pasando mal. Personalmente he tratado de enfatizar bastante la retroalimentación desde una perspectiva de apoyo y que cuentan conmigo”.

 

Aprendizajes Explora

“Siempre existe una influencia de los aprendizajes y experiencias vinculados a Explora dentro de mis prácticas y de una u otra manera se ve reflejado en la forma de trabajo y entrega de conocimientos en los estudiantes”, nos cuenta la profesora Amanda López. Estas profesionales han sido parte en los últimos años de iniciativas que hoy conocemos como Investigación e Innovación Escolar, o PIPE, además de ser parte de campamentos docentes u otros talleres.

 

La "Tía Roxana", preparando una de sus cápsulas

La “Tía Roxana”, preparando una de sus cápsulas

Uno de los aspectos que destacan más les ha influenciado en su trabajo con los estudiantes, es el método indagatorio y la observación. “Utilizamos mucho la indagación científica basada en la observación de hechos cotidianos. Los niños generalmente piensan que hacer ciencia es tener un laboratorio con instrumento de vidrio, con mechero, microscopio, pero la ciencia la encontramos en nuestro hogar, con cosas súper simples como prepararse un té o cocer un huevo”, explica Maricela. “Me he centrado en trabajar bajo un modelo indagatorio marcando las etapas del método científico y sin duda el Proyecto Explora ha sido un aliado de aprendizaje en este método de trabajo”, refuerza Amanda.

 

La “Tía Roxana”, como cariñosamente le llaman, afirma que “yo conocí el Explora el año 2018, una colega me motivó a querer acercarme a la ciencia y lo encontré maravilloso. Cuando no estábamos en pandemia, todos los días lunes en la tarde trabajaba las experiencias explora, con el kit, mejorando o adaptando el material. Ahora con el coronavirus las cápsulas educativas de ciencias se realizan cada 15 días”.

 

Para estas tres profesionales, las oportunidades que han podido obtener en las iniciativas Explora son muy importantes para su quehacer y entregan muchas satisfacciones “lo que más ha motivado es que los niños comprendieron que la ciencia no es una magia, que comprendieron que explica los fenómenos de la naturaleza, lo que nos pasa el día a día”, refuerza Roxana.

 

“Yo creo que todos los docentes que hemos participado en las actividades de Explora, hemos rescatado todas estas herramientas para poder aplicar día a día con nuestros estudiantes, tanto en esta educación a distancia en tiempos de pandemia, como cuando estamos en un periodo lectivo normal”, reflexiona finalmente Maricela.

ETIQUETAS:

COMPARTE: