Escolar innova emprendimiento científico para diagnosticar enfermedad pulmonar

Escolar innova emprendimiento científico para diagnosticar enfermedad pulmonar

Sofía Gallardo, del Colegio Tierra del Fuego de Quillota, ideó un método que permitirá la detección temprana de la EPOC, enfermedad que, según la OMS, mata a cerca de 3 millones de personas en el mundo por año y que afecta a fumadores y no fumadores.


Entre científicos y microscopios Sofía Gallardo, una estudiante de tan sólo 17 años, trabaja por descubrir un método que permita diagnosticar a tiempo la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) mal respiratorio que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a más de 200 millones de personas en el mundo.

Se trata de E-Fast, un innovador emprendimiento diseñado por la alumna de cuarto medio del Colegio Tierra del Fuego de Quillota junto a su profesor de biología, Daniel Sáenz, que busca crear un prototipo a través de la generación de sondas y/o marcadores específicos, que permita mejorar la detección temprana de esta enfermedad, logrando mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.

Actualmente La EPOC se detecta cuando ya está avanzada y generalmente esto ocurre entre los 40 y 50 años. La enfermedad es un mal crónico y progresivo en el que la inflamación de los pulmones obstruye las vías respiratorias, produciendo severos daños e impidiendo que quienes la padecen realicen actividades tan cotidianas como subir una escalera o incluso levantarse de una cama. Su avance y masividad son tales que se espera que la EPOC sea la tercera causa de muerte para el 2030.

A través de la adjudicación de un fondo SSAF-Social de CORFO y el apoyo de la Incubadora Social GEN-E de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Sofía compatibiliza sus estudios, el preuniversitario y la investigación “el año pasado cuando comencé a investigar sobre la EPOC, tuve mucho apoyo de mis profesores y no bajé las notas. Este año y gracias al apoyo que he recibido de mi colegio, asisto a clases sólo dos días a la semana, el resto estoy en el laboratorio trabajando y un día lo dedico a estudiar para la universidad”, señala Sofía.

El llamado de las ciencias

El gusto por la ciencia surgió en la estudiante hace un par de años, cuando en un taller de formación de competencias científicas fomentado por el PAR Explora de CONICYT Valparaíso descubrió que las ciencias van más allá de las matemáticas, la física o la biología. Al respecto, la joven cree que “que nos enseñen a investigar y nos animen a desarrollar nuestras competencias nos motiva como estudiantes a ser un aporte en el progreso del país, porque nos están incentivando desde pequeños a que podemos hacer un cambio y que eso empieza por nosotros”.

Para su profesor, esta experiencia y el desarrollo de diversas habilidades en estudiantes es fundamental en la etapa escolar “la sociedad requiere que los chicos y las chicas tengan la capacidad de analizar, de poder confrontar ideas y opiniones; y eso lo consiguen a través de la capacidad de poder reflexionar y plantearse problemáticas a través de distintas situaciones, como las que uno les plantea en las salas de clases y en los talleres Explora”, manifiesta Daniel Sáenz.

Asimismo, Mabel Keller, Directora del PAR Explora Valparaíso de CONICYT cree que “lo que generamos con nuestra Academias Explora en Sofía es el máximo que pretendemos lograr. Motivarles pero también abrirles una posibilidad y tocarles “el alma” de esta manera, hace que todo el esfuerzo que realizamos sea recompensado”.

De esta manera, y a través de la motivación recibida y de una experiencia personal en un Hospital de Quillota, Sofía se animó a investigar qué era la EPOC, a qué se debía su tardío diagnóstico y que se puede hacer para que su padecimiento no culmine en la muerte.

Al respecto señala que “Yo sentí que el cambio empezaba por mí y no por el científico que lleva 30 años trabajando, por eso estoy dedicada a esto ahora. Pienso que todos los niños y niñas que piensen de ese modo y hagan ciencia desde el colegio les va a cambiar su mentalidad, su forma de ver y entender las cosas, y no solamente en un área, podemos descubrir que tenemos un millón de posibilidades, sólo hay que creer que podemos lograrlo”.

Los resultados de esta novedosa idea podrían repercutir positivamente en mejorar la vida de las personas que viven con este mal en el país, además ayudar a mejorar los efectos de quienes la padecen a través de un diagnóstico certero que se realice antes de que la enfermedad este muy avanzada, como ocurre actualmente, pudiendo salvar la vida de cientos de personas en Chile y el mundo.

Las principales causas del EPOC son la exposición al humo del tabaco, como fumador activo o pasivo. También influye la exposición al aire contaminado (exterior e interior) así como al polvo y al humo en el lugar de trabajo.