Sitios cerrados y poca ventilación son factores claves para la transmisión del COVID-19

street-2805643_1280
  • 17 Junio, 2020

En plena pandemia por el coronavirus, volver a la completa normalidad se hace cada vez un desafío mayor para los entes gubernamentales y sanitarios. Factores como habitaciones cerradas, poca ventilación y largos tiempos de convivencia son elementos claves para continuar con la propagación del COVID-19.

Recientemente estudios científicos realizados en China explicaron cómo se produjo el contagio de COVID-19 en un restaurant, autobús y sala de trabajo, concluyendo como factores de riesgo: contactos múltiples y cercanos, mala ventilación y tiempo prolongado en las interacciones sociales. Esta última es una condición esencial para que se produzca el contagio, lo cual nos lleva hacernos la siguiente interrogante ¿es posible un regreso a clase o trabajo presencial a corto plazo?

En esta línea, la doctora Catterina Ferreccio, epidemióloga, investigadora del Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas (ACCDIS) de la Pontificia Universidad Católica e integrante del Consejo Asesor del Ministerio de Salud, dijo “recientemente estamos entrando en la época más fría del año, esto trae consigo que las personas estén más cerca, haya poca ventilación y permanezcan en espacio cerrados. Según los estudios y las experiencias de los países del hemisferio norte, el contagio del virus se redujo notablemente ahora que están en verano”. Esto nos lleva afirmar que aparentemente el virus sobrevive mejor en ambientes fríos y secos y menos en temperaturas calientes y húmedas, indicó la epidemióloga.

Para estas fechas, es muy común el uso del aire acondicionado y el cierre de las ventanas, lo cual resulta uno de los mayores peligros en una vuelta a clase o trabajos en oficinas. “Tendríamos flujo de aire constante, lugares cerrados y contacto por un tiempo determinado en el mismo lugar. Recientemente se demostró que manteniendo mínimo un período de superposición de 53 minutos en aire acondicionado se produce la propagación del virus, tiempo que corresponde aproximadamente a una hora de clase”, comentó Mario Chiong, académico de la Universidad de Chile e investigador ACCDIS.

Fuente: Diario el Pais

Fuente: Diario el Pais

Fuente: Diario el Pais

 

Consideraciones para una vuelta a clases presenciales

La experta en epidemiología aseguró que el regreso a clases es una decisión compleja donde es necesario tomar en cuenta una serie de requerimientos que se deberían cumplir, partiendo por los profesores, ya que estos son los que mayor riesgo de contagio tienen en una sala de clase. “Lo ideal sería hacerles un examen diagnóstico al ingresar y conocer si alguno de ellos es inmune al virus, mientras que para los que no tengan anticuerpos, se debería mantener una vigilancia de síntomas y búsqueda de virus, por ejemplo, llenando una encuesta cada vez que entren a clases”, señaló la Dra. Ferreccio.

En cuanto a los niños y niñas, también se debería aplicar vigilancias por parte de sus apoderados y/o representantes, donde se informen los sistemas y posibles contactos con personas positivas al virus.

Sin embargo, no es el único desafío al que nos enfrentaríamos con una vuelta a clase durante la pandemia. La distancia social es otro factor de suma importancia donde mínimo cada niño debe mantener 2 metros entre sus compañeros, lo cual es bien complicado para los más pequeños, enfatizó la doctora, quien también agregó que se debería evitar que los estudiantes intercambien lápices, juguetes y otros materiales.

Por otro lado, como ya se ha mencionado anteriormente, el tiempo juega un papel fundamental en la propagación de la pandemia, por ello, lo ideal sería que estuvieran la menor cantidad de horas en

el colegio, “hay que intentar mantener algo de lo que se ha logrado con las clases a distancia. La exposición va a disminuir según la duración y la cercanía”, recalcó la experta.

Como recomendaciones generales para un regreso a clases o trabajos presenciales, el académico Mario Chiong señaló “es necesario cumplir con el distanciamiento social adecuado, el uso correcto de las mascarillas, ventilación del espacio físico, reducción de la jornada y distribución adecuada de los puestos”.

Para finalizar la doctora Ferreccio dijo que, en un escenario ideal lo mejor sería reanudar las clases cuando se presente una baja significativa en el aumento de casos nuevos, “es decir, esperar al menos una semana completa donde se observe que la curva de trasmisión se paró”.

No obstante, ambos especialistas concordaron que tomando en cuenta los antecedentes de China, también es necesario estudiar con mayor detención las medidas y condiciones que se deben tomar para un óptimo regreso a clase.

ETIQUETAS:

COMPARTE: