Home / Ñuble / Noticias

Noche científica: cuando las investigadoras comparten su conocimiento

IMG_3786
  • 4 Noviembre, 2019

Inspiración para que las abejas dancen, pigmentos de algas que iluminarán hogares y plantas que permiten reutilizar el agua, fueron algunos de los temas que tres destacadas científicas, quisieron compartir con los habitantes de Ñuble. A través del formato de charlas cortas, las expositoras mostraron aspectos desconocidos de sus investigaciones, cuyo hilo conductor y protagonista fue el Sol, con motivo de cierre de la Semana Explora 2019.

Para crear -y en especial para la ciencia- se requiere de observación y también de mucha imaginación. El origen de cualquier científica o científico parte en la observación de su entorno y en cualquier lugar donde se esté, es posible identificar los diversos elementos que tornan fascinante el quehacer de cualquier investigador. Sin duda, ese denominador común atraviesa distintas disciplinas y determina los enfoques en los cuales se puede conocer el mundo. Así lo manifestaron quienes asistieron a esta velada científica, que incluyó a estudiantes y docentes de la región.

Para el profesor José Luis Cansino, de la comuna de Quillón, esta instancia fue para compartir con otros colegas y actualizar conocimientos en temas que le inquietan. “Me parece interesante hacer accesible el conocimiento en un lenguaje sencillo y así podemos incentivar a nuestros estudiantes a seguir el camino de la investigación”, comentó.
Junto a él se encontraban alumnos de otros establecimientos de la región, quienes pudieron resolver dudas y encontrar nuevos temas para investigar. “Estoy muy contento de haber podido asistir, porque me gustan los temas que conversamos hoy y la posibilidad de encontrar datos curiosos o poder preguntar directamente a las científicas sobre lo que ellas investigan y cómo esto impacta en nuestra ciudad, por eso quiero seguir investigando sobre el Sol y el planeta tierra”, cuenta Benjamín Pereira, estudiante de la Escuela Rosita Riquelme.

El Sol: un aliado poderoso

La energía del Sol es inagotable y renovable, como afirma la Dra. Gladys Vidal, directora del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería, CRHIAM, quien a través de su charla invitó a los asistentes a comprender la importancia de nuestra estrella en la producción de alimentos.

“Otra vuelta que podemos dar al Sol, desde la Tierra, es a través de la posibilidad cierta de reutilizar aguas servidas por medio de la construcción de humedales que permitan al Sol aportar aún más para combatir los escases hídrica”, señaló la Directora del CRHIAM. También explicó la forma en la cual los humedales aportan con la limpieza de agua, actuando como esponjas naturales, absorbiendo las precipitaciones y reduciendo las crecidas de arroyos y ríos, permitiendo la recarga y descarga de sistemas acuíferos.

Cabe señalar que, según datos entregados por la SEREMI de agricultura de Ñuble, el déficit hídrico alcanza a un 60% de escasez, impactando directamente a una de las actividades económicas fundamentales a nivel regional. Por este motivo, temas como la eficiencia en el riego del agua o la precisión en su uso, representan un desafío para los investigadores locales y los clubes científicos de los estudiantes de la región.

Junto a la importante dupla “agua y sol”, los asistentes de la Noche de Ciencias compartieron con la Dra. Marta Bunster, bioquímica de la Universidad de Concepción, quién a través de su charla “Las proteínas de la luz”, inspiró a los asistentes a poder creer en la posibilidad cercana de producir energía a través del Sol de una forma más eficiente, gracias a pigmentos de algas para la construcción de celdas solares que, además, sean totalmente biodegradables.
Por medio de la investigación de la Dra. Bunster, se dejan en evidencia el estudio de la nanotecnología, definida también como la ciencia del futuro, y en sus estudios revela una constante búsqueda de fuentes energéticas a nivel molecular que, en definitiva, corresponde al proceso de la energía proveniente del Sol y a través de la fotosíntesis.

Finalizando con broche de oro, las reinas de la noche e indiscutidas aliadas del Sol fueron las abejas y su danza. La encargada de entregar la clave de este misterio fue la Dra. Marisol Vargas, académica de la Facultad de Agronomía de la UdeC, quien presentó cómo estos maravillosos y eficientes insectos utilizan al sol para poder alimentarse y, de manera sorprendente, son capaces de utilizarlo para comunicarse.

Para la profesora María Alejandra Retamal, quien ha solicitado asesoría por parte de la expositora, fue una gran oportunidad para plantear dudas e inquietudes. “Estoy muy contenta de poder estar aquí, no había tenido la posibilidad de conocer a la académica y estos espacios de conversación y de intercambio de ideas son espectaculares. Aprender y concientizar a la comunidad que las abejas son muy importantes para la humanidad y los ecosistemas por su actividad polinizadora de plantas, es y será algo que debemos impulsar en los más pequeños”.

Dentro del público participante, estuvo presente Carlos Saavedra, rector de la Universidad de Concepción y doctor en Física, quien también expuso sobre el tema. “El sol es nuestra fuente final de energía. Cuando usamos combustible sólido, lo que estamos haciendo es utilizar el sol y la absorción de luz acumulada a lo largo de la evolución de nuestro planeta. Por lo tanto, buscar formas alternativas de desarrollo de energías basadas en el uso de energía solar es parte de la evolución de nuestras tecnologías para el acceso directo a la generación de energía en los sistemas productivos”, explicó a los cerca de 60 asistentes.

Para finalizar los asistentes pudieron establecer dudas e inquietudes con las expositoras de la primera versión de “Noche de Ciencia” desarrollada en el Campus Chillán.

ETIQUETAS:

COMPARTE: