21
Jue, Jun

Campamento Científico Escolar: Niños del Taller Pajareando por Magallanes conocieron las especies de aves que habitan la región

Opciones de Texto

Por más de seis años que se imparte el Taller “Pajareando por Magallanes” de la mano de la bióloga marina y encargada de Educación Ambiental del Centro Bahía Lomas, Jessica Paredes. Son decenas de escolares de 7 a 11 años que cada año buscan un cupo disponible para participar en el Campamento Científico Escolar del PAR Explora de CONICYT Región de Magallanes y de la Antártica Chilena de la Universidad de Magallanes.

En esta oportunidad, fue tanto el interés en querer participar, que este curso se dictó por segunda vez este 2018 (Pajareando 2.0), una instancia que se realizó durante la semana pasada donde participaron 23 niños, quienes pudieron aprender sobre aves de humedal, playeras y bosque.

“Tuvimos la oportunidad de “pajarear” en varios lugares, comenzamos el primer día con una introducción general sobre las aves, para lo cual visitamos el Instituto de la Patagonia como primer terreno y para hacer un acercamiento sobre la observación,  aprendieron cuál es la conducta que los chicos tienen que tener para hacer avistamiento de aves, y luego de esto, en la tarde visitamos el Museo de Historia Natural de Río Seco, que además de aprender sobre aves de la región pudieron aprender sobre cetáceos. El segundo día estudiamos sobre las aves de humedal y fuimos hasta el Humedal Tres Puentes, donde vimos más de 19 especies, muchas de ellas con sus polluelos, así que los niños pudieron ver de cerca cómo los padres alimentaban a sus crías, y como se desenvolvían en su ambiente natural, y entendieron que para poder ver esto tenían que tener una conducta adecuada, mantenerse en silencio y alejados, moverse lento”, explicó Jessica Paredes.

En tanto, el tercer día de taller pudieron dirigirse hasta la Reserva Nacional Laguna Parrillar de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), para observar especies de aves de bosque, “También aquí pudimos hacer avistamiento de varias especies, en total 12 (entre ellas rayaditos, chercanes, comesebos), y las que vimos se acercaron bastante a nosotros y los escuchamos cantar, lo que fue muy llamativo para ellos. Se cumplieron con creces los objetivos de la salida”, comentó.  

En tanto, el cuarto día estuvieron preparando el material para presentárselos a sus familias, y el día viernes finalizó con una pequeña muestra donde los niños les mostraban a sus padres lo aprendido durante la semana.

Una de estas 23 entusiastas de las aves, es Kiara Águila de 11 años, quien participó por tercera vez del Taller Pajareando, “Cada año que asisto aprendo mucho más, me interesa aprender sobre las aves y sobre la contaminación de los humedales, es horrible porque se ve que las aves sufren demasiado. También aprendo como se alimentan, cuáles son sus depredadores, es muy interesante ya que me gustaría en un futuro seguir investigando sobre su comportamiento. En mi colegio (Francés) también estudio sobre las aves antárticas y me encantaría aprender más sobre esto”.

Otra de las participantes es Julieta Castro de 8 años, quien comentó: “Es primera vez que participo del taller, me gustó mucho, aprendí mucho sobre las aves, mis favoritos fueron el rayadito y la golondrina chilena, también conocimos el Museo de Río Seco, vimos esqueletos de aves. Quizás el otro año vuelva a participar en el taller”.

Ella asistió a la muestra final de su taller en compañía de su mamá, Patricia Donoso, quién opinó: “A mí me gusta que se den estos espacios para que los niños puedan participar, se trabajan con contenidos que son interesantes para ellos, que cuando uno como papá no tiene los conocimientos de repente no se detiene en enseñarles, por mostrarle este tipo de actividades de conocimiento, esta no es primera vez que participamos, ya es tercer año que ellos participan y siempre estamos bien a gusto y es un agrado esta actividad, yo como mamá por la responsabilidad con la que se organiza esta actividad y porque a los niños les gusta, lo disfrutan”.

Todo terreno

Jessica Paredes, jefa de Taller explica que la fórmula para que su taller sea tan atractivo es que se pone en práctica lo aprendido en sala. “Nosotros salimos mucho a terreno, ponemos en práctica nuestros conocimientos, y  eso es muy entretenido para los niños, uno entiende que están de vacaciones y que ellos quieren pasarlo bien, estar al aire libre. Nosotros buscamos que ellos lo pasen bien, y además acercarlos a su entorno, es una forma de valorar donde viven, que conozcan el lugar y eso hemos hecho llevarlos a lugares que son cercanos a su ciudad y que no les habían prestado atención o que no habían tenido la oportunidad de visitar, ellos van, aprenden y lo pasan bien”.