20
Vie, Jul

Entrevista a Yerko Sepúlveda: La Educación como una herramienta que fomente el pensamiento crítico

Opciones de Texto

En el marco del “Año de los ¿Por qué?” conversamos con el gestor académico local y especialista en el pensamiento crítico, para que nos cuente un poco más sobre esta capacidad y cómo promoverla en la sociedad.


 

Para el Programa Explora de CONICYT, el 2018 es el “Año de los ¿Por qué?”, un tema que tiene como uno de sus objetivos principales el fomentar habilidades y aptitudes como lo son la curiosidad y las presentes en el pensamiento crítico.yerko PNG

Para conocer un poco más sobre este último concepto, conversamos con el Asesor Pedagógico y Director del Centro de Enseñanza-Aprendizaje de la Universidad Tecnológica de Chile, sede La Serena, Yerko Sepúlveda, quien se ha especializado en la promoción del pensamiento crítico, tanto en sus pares como en la sociedad en general, además de tener una larga y nutrida carrera académica.

Para el Profesor de Estado en inglés, el concepto de pensamiento crítico apunta a “la capacidad de poder explorar y ver las situaciones, problemáticas, temas, objetos o las personas, desde distintos puntos de vista y forma sistémica”.

Desde su vereda académica y laboral, Sepúlveda cree que es muy importante fomentar esta habilidad en la sociedad, “es clave el desarrollo del pensamiento porque nosotros tenemos un mundo demasiado complejo, un mundo muy dinámico. Entonces nosotros no podemos prever lo que viene, no sabemos qué carreras existirán o dejarán de hacerlo, no sabemos qué problemáticas tendrá el mundo en el futuro, no sabemos con qué se va a encontrar la fuerza laboral en 5 décadas más. Por lo que lo único que podemos hacer, tanto en los colegios, los padres, universidades, las empresas, es poder promover el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la creación desde el pensamiento, y así tener herramientas para poder enfrentar situaciones que son desconocidas”.

Es común ver que en la actualidad no hay un razonamiento del pensamiento crítico y este no se aplica por parte de la sociedad. Para el especialista, las razones son varias, pero en especial se pueden explicar por dos factores: La revolución industrial y el desarrollo tecnológico.

El primero porque con este se empiezan a formar los conceptos educacionales que imperan en la actualidad, “si uno piensa hoy en día, los profesionales que forman a los niños y los universitarios del siglo XXI, son personas que fueron formadas en el siglo XX, en donde se empiezan a desarrollar en salas de clases donde todos tienen la misma edad, donde todos usen la misma ropa y donde se espera que todos aprendan exactamente lo mismo. Hoy, los sistemas evaluativos de todas las instituciones siguen promoviendo que todos contesten una prueba en donde hay una respuesta correcta. Entonces, básicamente, lo que vemos hoy día es que toda esta capacidad que tienen los niños de pensar divergentemente, de crear, de ser innovadores… los padres y profesores que tienen en el colegio, la van normando y mermando, para que sea de una sola estructura”.

Por otro lado, la influencia que tiene la modernidad y los avances vinculados al desarrollo tecnológico, hace que “en algunas personas se promueva la falta de paciencia para poder resolver situaciones que puede solucionar con un objeto tecnológico”.

Cómo fomentar el pensamiento crítico

Vivimos en una sociedad que no hace un razonamiento de las situaciones que van ocurriendo. Además, acepta lo que ocurre y lo que la gente va diciendo, fomentando lo que se conoce como la posverdad y otra serie de mitos que muchas veces no tienen ningún asidero. Pero, ya sea por las razones argumentadas por Yerko Sepúlveda u otros fundamentos, los seres humanos de la actualidad nos quedamos con lo que nos presentan, sin si quiera cuestionarlo.

¿Cómo promover un pensamiento crítico en la sociedad? El especialista afirma que “tenemos que fomentarlo a través de generación de instancias para que los niños realmente piensen y podamos promover ese pensamiento. Eso tiene que ver en un cambio del cómo nosotros aproximamos la educación de nuestros niños, en el colegio y nuestras casas”.yerko

La educación es la clave en esta materia. Por lo mismo, el también investigador declara que tiene que haber un cambio en las estructuras que tienen los establecimientos y ahí se generen los espacios de conversión, “para que los niños piensen y haya múltiples respuestas correctas, ese es el gran desafío que tenemos. Cuando nosotros empezamos a mirar científicamente el mundo, comenzamos a buscar distintas respuestas y esas respuestas se ven afectadas por los distintos procesos que ocurren si yo cambio una cosa, muevo otra o miro de otra perspectiva. Con esto voy a empezar a promover el pensamiento crítico y así la resolución de problemas pueda aparecer nuevamente, porque el niño lo trae, el niño descubre, el niño crea”.

Frente a esta situación, el profesional de Inacap señala ejemplos que se deberían tomar, en caso que un niño o niña realice un acto que muchas veces se puede considerar erróneo, “por ejemplo, los padres todavía retan a los niños cuando rayan la pared y viene un castigo asociado. Y la pregunta es ¿por qué no me senté con el niño y le digo cuéntame por qué rayaste la pared? O ven, tómame la mano, vamos juntos, agarremos un papel y rayemos juntos el papel. Lo mismo tienen que ocurrir en los colegios”.

Pero no solamente debemos invertir en los niños. El gestor académico es claro en afirmar que esto tiene que partir con los adultos, quienes son los que están educando a los más pequeños en la actualidad, “a veces me dicen “es que los niños son el futuro” y claro, hay que trabajar en la educación inicial de los estudiantes, pero igual tenemos que hacer algo con los que estamos educando hoy en día, ya sean los padres, ya sean los dueños de las empresas o universidades. Somos personas creadas en un siglo distinto, tratando de educar a personas del futuro. Por lo tanto, la responsabilidad mayor es de nosotros, los que crecimos en el Siglo XX, adaptarnos, aprender y co crear con los del siglo XXI”.

Finalmente, Sepúlveda destaca que “el pensamiento crítico promueve que haya una conexión emocional con la situación”, por lo mismo es clave que nunca se olvide que las personas son seres integrales, que cada uno es un ser particular, y que no se deben obviar dentro de los razonamientos, las personalidades o los tiempos.

Logrando un equilibrio de estas capacidades, el ser humano podrá incorporar a su haber esta habilidad y con ello, quien sabe, lograr un mundo más reflexivo, una sociedad más crítica y un futuro mucho más comprensivo con su entorno.