21
Sáb, Abr

Conoce la Pieza destacada del mes del Museo del Limarí: Olla con Pie

Opciones de Texto

Cada mes, nuestros amigos del Museo del Limarí nos estarán contando de una pieza arqueológica de relevancia e interés.


Vasija simétrica con base de pedestal, asa arco de correa y protúbero semicircular en el lado opuesto al asa. Su superficie exterior está pulida y engobada en color rojo. En algunos casos, poseen una tapa con asa única y exhiben frecuentemente hollín en su superficie exterior. Se adscribe al período incaico (1450-1532 d.C.) y fue encontrada en el cementerio del sitio arqueológico Estadio Fiscal de Ovalle (EFO) en el año 1962.NOV

Su morfología, las señales de desgaste de uso y la ausencia de decoración pintada sugieren que probablemente sirvió como vasija de cocina, quizás diseñada para el transporte. El tamaño promedio de estas ollas (12 cm de alto) indicaría que fueron adecuadas para la preparación de porciones más pequeñas, quizás individuales (Bray 2003a y b).

Esta vasija se considera dentro del llamado complejo cerámico inka imperial, que incluye unas catorce piezas cuyas formas estandarizadas representan al imperio incaico en el vasto territorio que abarcó su influencia (sur de Colombia hasta la región del Maule en Chile).

Bray (2004), sugiere que estas ollas con pie podrían representar una "olla para la cocina de campo", o una vasija explícitamente asociada con el viaje o estancia fuera de la capital (Cuzco), ya que se encuentran en menor proporción en el centro del imperio, en relación a su presencia en las provincias y, en estas últimas, su tamaño es más grande, como la que exhibimos de 17 cm de alto y 16,6 de diámetro máximo. Que el estado haya autorizado la producción de una forma tan distintiva y estandarizada para una tarea doméstica como la cocina, remite a la interpenetración profunda del consumo e identidad durante el Horizonte tardío en los Andes, así como a la importancia de demostrar esta identidad en las actividades diarias más básicas.