Reportaje: La meteorología en Chile: Los protagonistas de la ciencia que se toma los medios y las redes

La meteorología es una ciencia que tiene rostros de mujeres y hombres que no pierden el tiempo, ya que su dinamismo tan cambiante hace que nos informen sobre datos muy importantes que influyen en nuestro día a día.

 Por: Carlos Martin


 

“¡Hace calor ah!” o “¡pucha que está helado”! Seguramente el tiempo ha sido el puntapié inicial de varias conversaciones a lo largo de tu vida. Es que los fenómenos meteorológicos nos afectan e influyen en varios ámbitos, desde que ropa ocuparemos, la alimentación y a algunos hasta en el estado de ánimo.

Si bien la meteorología, como ciencia, es relativamente joven si se la compara con las matemáticas o la astronomía, como parte de los intereses humanos se remonta a tiempos inmemoriales.

Pero durante los últimos años vivimos un verdadero “boom” de la meteorología, en donde los informes del tiempo abundan y los especialistas han pasado a formar parte de nuestro día a día, convirtiéndose en rostros reconocidos.

EL EXPLORADOR conversó con sus protagonistas, para conocer sus motivaciones, visiones y desafíos de la meteorología en la actualidad.

LA VOZ DE LA METEOROLOGÍA REGIONAL

Foto www.elobservatodo.cl

Seguramente lo has escuchado en alguna radio o leído en alguna nota de prensa. Hablamos de Cristóbal Juliá, meteorólogo que trabajó en el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA), que hace un año creó la plataforma Metexpert y que actualmente trabaja como Coordinador Provincial de la Seremi de Minería de la Región de Coquimbo.

Hablar de Cristóbal es hablar de meteorología, revela que “de chico me atraía mucho lo que ocurría en el cielo y me encantaba”, añade que cuando niño vivió varios en Antofagasta, “pero cuando tenía 11 años me fui a vivir a Ovalle, en donde hay un régimen de lluvias invernales, eso acrecentó mi curiosidad, por lo que empecé a leer libros de meteorología y me gustó”.

Ya con 17 años averiguó dónde podía estudiar la carrera y llegó a la Universidad de Valparaíso, pero señala que “nadie sabía qué podía hacer luego de estudiar. Mis padres me apoyaron siempre, pero mis amigos y algunos familiares bromeaban y me decían que estaría en la tele con minifalda dando el tiempo”.

Sin escuchar las bromas volvió a la región y en el año 2007 comenzó a trabajar en el CEAZA, en donde estuvo por 10 años, “estando ahí lo que estudié comenzó a cobrar sentido para la gente que me conoce“, agrega que parte de lo que quería era “socializar la meteorología y darle la seriedad que merecía, porque se caricaturizaba mucho a los meteorólogos y quería que las personas conocieran que detrás de esto hay un trabajo fuerte y complejo, que no se explica mirando al cielo, hay mucho desarrollo científico y quería que las personas pudieran, al menos, comprender de manera simple lo que uno hace, pero con la seriedad que merece“.

Luego de renunciar al CEAZA Cristóbal creó Metexpert, indicando que “mucha gente estaba acostumbrada a mis pronósticos del tiempo. Vi que era una necesidad y como la meteorología es lo mío, junté a un grupo de personas y nos lanzamos. Queremos seguir creciendo, buscar auspiciadores para continuar informando”.

A la par del Metexpert, Cristóbal Juliá trabaja en la Seremi de Minería en donde su función es apoyar a los pequeños mineros haciendo pronósticos, y que la mayoría de sus faenas están ubicadas en sectores en donde cae nieve, hay rodados y en donde las lluvias generan problemas en su área productiva, “y aquí estamos, apoyando en lo que más me gusta”.

LA MUJER DEL TIEMPO

Muchas áreas y disciplinas están dominadas por hombres, pero en los últimos años en la meteorología surgió una figura que llegó a romper los esquemas y que se transformó en la mujer del tiempo. Hablamos de Michelle Adam, meteoróloga del matinal “Bienvenidos” de Canal 13.

“La meteorología es completamente transversal y afecta a todos. Es un tema que está a la mano y que depende mucho de la experiencia de cada uno, todos podemos opinar y de cierta forma todos nos podemos sentir meteorólogos“, Michelle Adam.

Al preguntarle por qué quiso ser meteoróloga, Michelle ríe de buena gana y revela que “no era buena para las letras y mi carrera alternativa era estudiar música, pero casi a ciegas puse como primer opción meteorología en la Universidad de Valparaíso. Mi papá conocía a un meteorólogo y luego de postular fui a hablar con él y me enamoré de la carrera”, agrega que se apoyó principalmente en la idea de “poder hacer una labor social a través de ella, quería ayudar”.

Adam, indica que en los últimos años algo está pasando con los fenómenos atmosféricos, “todos los vemos y esto no solo pasa en Chile. Antiguamente mirábamos todo de lejos, nos impresionábamos con los tornados y huracanes y las catástrofes que pasaban en otros países y la gente pensaba que no nos pasaría nada y no había una consciencia tan importante sobre la meteorología”, añadiendo que la meteorología es una ciencia que abarca todas las áreas del ser humano y que se puede aplicar en el turismo, minería, agricultura, aeronáutica, transportes y, obviamente, en el día a día.

“La meteorología es completamente transversal y afecta a todos. Es un tema que está a la mano y que depende mucho de la experiencia de cada uno, todos podemos opinar y de cierta forma todos nos podemos sentir meteorólogos“, así Michelle señala que a modo personal trata de explicar de la manera simple conceptos que muchas veces son complejos, “la idea es que todos lo entiendan, que sea educativo y que sepan por qué llueve o por qué hay sequía”.

Para los jóvenes que quieren ser meteorólogos, la figura de Canal 13 menciona que “es una carrera muy bonita. Si te gusta la física y las matemáticas este puede ser tu camino, es completamente científica y tiene mucho futuro por delante. A pesar que no la emiten muchas universidades, creo que con lo que hay es suficiente, ha sido bien protegida para que no haya más gente de la que se necesita. Tiene mucho potencial y cada vez va adquiriendo más relevancia”.

DESAFÍOS DE LA METEOROLOGÍA

Los meteorólogos pueden desempeñarse en distintas áreas y en distintas labores, como el pronóstico del tiempo, estacional climático y de calidad del aire, control de calidad y análisis de datos meteorológicos. También pueden hacer investigaciones, no sólo de meteorología pura, sino que relacionadas con otras áreas, como la química atmosférica, la oceanografía, la biología, la salud, entre otras.

Luis Muñoz es Meteorólogo del CEAZA y también estudió la carrera en la Universidad de Valparaíso, y señala que la principal dificultad que tiene la disciplina en regiones “es la falta de un equipo de meteorólogos que te apoyen y que te enseñen, con los cuales se pueda mantener una discusión científica con el mismo vocabulario técnico, ya que para realizar los pronósticos se requiere de mucha práctica, de mucha experiencia“.

Otra de las dificultades reveladas por Muñoz es la resolución del pronóstico, “en CEAZA realizo un pronóstico de alta resolución, a 30 lugares de costa a cordillera, los cuales presentan distintas características meteorológicas y hay veces que ‘reaccionan’ de distintas formas a distintos fenómenos atmosféricos”. 

Así mismo indica que dentro de los desafíos que tiene la meteorología a nivel regional está  “entregarle información precisa a la gente que toma decisiones, ya sea a los agricultores, pescadores, juntas de vigilancia de los ríos y municipalidades“, añade que “eso lo hemos ido logrando de a poco en CEAZA gracias a la gran cantidad de estaciones meteorológicas con las que contamos, pero que debido a que la Región de Coquimbo es muy grande y tiene uno de los relieves más complejos de Chile, resulta necesario implementar más estaciones, pero por falta de recursos no se puede hacer”.

Del mismo modo, agrega que la falta de conocimiento y de comprensión de todos los fenómenos atmosféricos locales que afectan a la comunidad y que no siempre se pueden prever, por la falta de observación in situ, se debe a que “esta falta de observación está ligada a otro desafío, que más bien es una dificultad, el cual es el ‘aislamiento’ tecnológico que sufren algunas comunidades, por lo que cuesta llegar a todos los rincones de las regiones con la información que ellos necesitan, así como también, este mismo aislamiento tecnológico no permite que todas las estaciones meteorológicas, que son las que hacen las observaciones in situ, estén en línea, por lo que no se puede saber si estas están midiendo bien o no, aún más, tampoco se sabe si la estación no ha sido destrozado por personas, animales o por los mismos fenómenos atmosféricos”. 

Luis Muñoz indica que dentro de los desafíos que tiene la meteorología a nivel regional está  “entregarle información precisa a la gente que toma decisiones, ya sea a los agricultores, pescadores, juntas de vigilancia de los ríos y municipalidades

METEOROLOGÍA EN EL AULA 

Sobre esta área no se habla mucho en los establecimientos educacionales y es difícil encontrar ejemplos en donde las variables meteorológicas sean parte del currículo, pero la Escuela Familiar Agrícola del Valle de Elqui de La Serena, puede decir lo contrario, ya que sus alumnos aprenden a vivir y a comprender que el tiempo es mucho más que ocupar paraguas o trajes de baño.

Así lo señala Daniela Barraza, Ingeniera Agrónoma que además es profesora y ex alumna de la escuela, en donde imparte 7 asignaturas, una de ellas es “técnicas de riego”, en la cual los alumnos aprenden a ocupar las variables meteorológicas a través de la plataforma CEAZA-Met, que está conectada a una estación meteorológica que posee el mismo establecimiento educacional, donde obtienen datos como temperatura, evapotranspiración, humedad relativa, entre otras.

La profesora señala que “con los datos de la plataforma los alumnos de 3ro medio aprovechan de poner en practica todo lo aprendido, como interpretar las variables meteorológicas de los gráficos y planillas Excel, aprenden a comparar las variables con las de años anteriores. Los alumnos aprenden a ver de manera diferente el tiempo”.

Si bien la estación, llamada Gabriela Mistral, la ven los alumnos de 3ro medio, eso no significa que durante el resto del año otros cursos no vean contenidos respecto a la meteorología, Daniela señala que “en el colegio realizamos un trabajo de vinculación de estos conceptos, por ejemplo, en lenguaje se trabaja con los informes que entregan los niños con las variables meteorológicas del CEAZA-Met, así se les hace algo cotidiano. La visión del colegio es que todas las asignaturas sean articuladas, por ejemplo, si los alumnos de 3ro medio adquirieron el aprendizaje de la plataforma, ellos se lo enseñan a sus compañeros de 2do medio, así hacemos una transferencia de conocimiento que les sirve a todos”, finalizó.

*Reportaje aparecido en la Edición de Septiembre de la Revista El Explorador