Columna de Opinión: Sin la ciencia sólo nos mantendremos como una sociedad menor de edad

En el siguiente artículo, el profesional del PAR Explora de CONICYT Coquimbo nos pone a reflexionar sobre la necesidad que tiene el mundo actual por mantener un acercamiento positivo con la comunicación científica y sus beneficios para la sociedad.


Iver Núñez Parraguez

Biólogo Marino

Licenciado en Ciencias del Mar

Universidad Católica del Norte

 

¿Por qué es relevante que reflexionemos sobre la importancia de la educación en ciencias? ¿Por qué es importante la Divulgación Científica? ¿Qué implicancias tiene para cualquier persona de nuestra sociedad el no tener nociones o educación en ciencias y además no tener acceso a espacios o insumos de divulgación científica?

Cuando pienso sobre estas preguntas viene a mi mente un recuerdo de mi experiencia como académico universitario. En un simple ejercicio les solicito a mis estudiantes que levanten la mano todos aquellos que están a favor de una nueva Constitución Política para Chile, el resultado fue que un 90% de ellos levanto la mano afirmando que es necesaria una nueva Constitución. Seguido pregunto ¿por qué hay que hacer una nueva constitución? la respuesta de la gran mayoría es “porque es una mala Constitución”, entonces me surge invitar a los estudiantes a que levanten la mano todos aquellos que hayan leído la actual Constitución de Chile y para mi sorpresa, el 100% de ellos y ellas no la habían leído nunca. Esto hace que me nazca la pregunta ¿cómo una persona y en términos mayores una sociedad puede estar a favor o en contra de una propuesta que es fundamental para su nación, si no conocen su Constitución?

¿Por qué es relevante que reflexionemos sobre la importancia de la educación en ciencias? ¿Por qué es importante la Divulgación Científica? ¿Qué implicancias tiene para cualquier persona de nuestra sociedad el no tener nociones o educación en ciencias y además no tener acceso a espacios o insumos de divulgación científica?

Cuando digo esto quiero llevarlo a un sentido mucho más amplio, pero no menos significativo, ¿cómo las personas que son la unidad funcional, estructural y organizacional de una sociedad –como lo es la célula para la vida- pueden tomar decisiones a conciencia –con reflexión y pensamiento crítico- si no conocen, o peor aún, deciden en base a que creen que conocen sobre lo que están decidiendo y por qué lo están decidiendo. La respuesta a esta pregunta me nace desde un breve texto del Filósofo Immanuel Kant, que escribe sobre ¿Qué es la Ilustración? Y el primer párrafo de este artículo dice lo siguiente: La ilustración es la salida del hombre de su minoría de edad. El mismo es culpable de ella. La minoría de edad estriba en la incapacidad de servirse del propio entendimiento, sin la dirección de otro. Uno mismo es culpable de esta minoría de edad cuando la causa de ella no yace en un defecto del entendimiento, sino en la falta de decisión y ánimo para servirse con independencia de él, sin la conducción de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten valor de servirte de tu propio entendimiento! He aquí la divisa de la ilustración”.  Kant, explicó que las personas tienden con gusto a dejarse conducir por otros, por lo tanto, si hay un libro que puede pensar por mi dejo que el libro piense por mí, si hay un pastor que puede dirigir mi vida espiritual entonces delego mi vida espiritual al pastor.

Salir de la minoría de edad para Kant no es solo aprender a servirse del propio conocimiento –es decir, mis ideas no solo valen porque soy un individuo libre y viene desde el uso de mi propia razón- sino que primero ese conocimiento –uso de la propia razón- debe ser rigurosamente examinado y bien intencionado. Por lo tanto, esa propia razón debe tener como base un argumento, una reflexión crítica basado en un conocimiento y entendimiento riguroso.

https://www.asivaespana.com

La Ilustración es un movimiento intelectual y cultural aproximadamente de fines del siglo XVII en adelante, donde el conocimiento y la razón lo son todo para el desarrollo de la humanidad, Kant dice algo muy interesante dentro de este mismo texto, … “si se nos preguntara ¿vivimos ahora en una época ilustrada? responderíamos que no, pero sí en una época de ilustración. Todavía falta mucho para que la totalidad de los hombres, en su actual condición, sean capaces o estén en posición de servirse bien y con seguridad del propio entendimiento, sin acudir a extraña conducción”. Básicamente, yo diría que aquí Kant nos está diciendo que los seres humanos tienen el conocimiento o tienen acceso a este conocimiento, pero aún no son capaces de incorpóralo, asimilarlo y reflexionar para entonces generar su propio entendimiento y servirse de este para aportar a la sociedad, a su sociedad, lo cual permitiría que viviéramos una época ilustrada y no de ilustración.

Al volver a nuestras preguntas iniciales ¿por qué es relevante que reflexionemos sobre la importancia de la educación en ciencias? ¿Por qué es importante la Divulgación Científica? ¿Qué implicancias tiene para cualquier persona de nuestra sociedad el no tener nociones o educación en ciencias y además no tener acceso a espacios o insumos de divulgación científica?

Pienso que vivimos en la paradoja de un mundo de libre acceso a la información y por lo tanto al conocimiento. Sin embargo, vivimos solo en una época de ilustración donde al igual que mis estudiantes somos una sociedad menor de edad, y he aquí la importancia de la Educación en Ciencias, ya que desde mi perspectiva personal coincido con lo que describe Wynne Harlen en el libro “Principios de las Grandes ideas de la Educación en Ciencias”, donde enumera diez principios de la educación científica y el segundo dice “El objetivo de la educación en ciencias debería ser capacitar a todos los individuos para que, informadamente, tomen parte en las decisiones y participen en acciones que afectan su bienestar personal y el bienestar de la sociedad y de su medio ambiente” y ¿por qué es relevante esto? porque en este mismo libro describe que “Las aplicaciones de la ciencia tienen con frecuencia implicancias éticas, sociales, económicas y políticas”.

Pienso que vivimos en la paradoja de un mundo de libre acceso a la información y por lo tanto al conocimiento. Sin embargo, vivimos solo en una época de ilustración donde al igual que mis estudiantes somos una sociedad menor de edad, y he aquí la importancia de la Educación en Ciencias.

Por lo tanto, sin divulgación científica, sin acceso a espacios o insumos de divulgación científica y por ende sin personas que comuniquen la ciencia, no es posible tener ciudadanos que tengan la capacidad de tomar decisiones informadas y dependen únicamente de expertos “científicos” –es decir personas, ya que las ciencias es una actividad humana como cualquier otra- tomen decisiones por la sociedad –es decir, por todos nosotros- cuando quizás su visión experta mezclada con su cultura, valores, ideas políticas no representan totalmente lo que queremos construir o decidir como sociedad, y es por ello que hoy tenemos visiones contrapuestas de expertos “ con bases científicas”, respecto a cuándo se entiende que hay o no vida humana –sobre lo cual se legisla respecto a una Ley de aborto en un país-, cuáles son los indicadores ambientales que me alertan de peligros que pone en riesgo las vidas humanas, su biodiversidad o su patrimonio natural -es decir nuestro entorno o ambiente-, o en qué lugares de la costa se puede construir, pensando en los riegos de tsunami, o cómo construir un país que realmente se esté encaminado al desarrollo si el sector productivo no logra entenderse con el sector de la ingeniería, tecnología y ciencia que se está desarrollando en las universidades.

Dentro de este contexto se implementó el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, donde entre los desafíos fundamentales que a mi juicio tendrá la cartera, será desarrollar dentro de sus políticas públicas y de estado un fuerte y eficiente desarrollo de la educación en ciencias con un significativo énfasis en la divulgación científica, la cual tendrá que ser un sinónimo o modelo de educación cívica o formación ciudadana, para entonces poder entrar realmente en una época ilustrada y salir de nuestra minoría de edad.

*Columna aparecida en la Edición de Septiembre de la Revista El Explorador