LOS ANIMALES PREHISTÓRICOS SE PUEDEN TOCAR

fauna prehistórica 1
  • 10 enero, 2019

La edición inclusiva del libro Fauna prehistórica de Chile busca acercar a los niños con discapacidad visual, a través del tacto, a la megafauna que pobló nuestro territorio.

El tiburón más grande que existió en el planeta, el megalodón, pesaba 40 toneladas, medía hasta 18 metros de largo y su mordida podía destrozar el cuerpo inmenso de una ballena. Este superdepredador, que nadó hace siete millones de años por los mares de Chile, fue elegido, junto a otras nueve especies, para la edición en braille del libro Fauna prehistórica de Chile, lanzada por el Consejo de Monumentos Nacionales.

El libro invita a un viaje a través del tiempo: busca enseñar a los niños con discapacidad visual cómo eran los extraordinarios animales que alguna vez vivieron en nuestro país. Hacerlos conocer, a través de los relieves, la forma de sus cuerpos, así como su tamaño, sus características y en qué lugares han sido descubiertos.

El libro Fauna prehistórica de Chile será distribuido en escuelas y bibliotecas públicas (Fotos: Gentileza UTEM).

Según Consuelo Valdés, ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, la reedición inclusiva de este libro, cuya versión original fue publicada en 2017, significa un avance hacia una cultura más accesible. Sobre todo por su temática, que cree sumamente atractiva para los niños. “Los animales prehistóricos gatillan la imaginación”, dice. “Nos transportan a un Chile desconocido, donde las playas eran distintas, las cordilleras estaban en otro lugar, donde había lagunas y lagos donde hoy existe un desierto. Eso les amplía [a los niños] el conocimiento de nuestro país y de nuestro patrimonio”.

El proyecto contó con el apoyo del Centro de Cartografía Táctil (CECAT), de la Universidad Tecnológica Metropolitana, quienes ya habían adaptado materiales del Ministerio de Educación para alumnos con discapacidad visual. Esta vez, la información de cada especie —entre las que se incluyeron a dinosaurios locales, como el chilesaurio o el atacamatitán—, fue llevada tanto a formato braille como a macrotipo, una tipografía grande y clara, diseñada especialmente para que puedan leerla niños con baja visión.

Claudia Camacho, coordinadora de la Unidad de Diseño Inclusivo del CECAT, asegura que esta versión de Fauna prehistórica de Chile también es favorable para niños diagnosticados con Asperger o déficit atencional. “Es mucho más agradable la experiencia educativa cuando tienes este tipo de material multisensorial”, dice. “El libro permite sentir texturas y relieve, y al involucrar más sentidos la comprensión es más completa y entretenida”.

 

“Los animales prehistóricos nos transportan a un Chile desconocido, donde las playas eran distintas, las cordilleras estaban en otro lugar. Eso les amplía [a los niños] el conocimiento de nuestro patrimonio”, dice la ministra Consuelo Valdés.

 

La publicación, que fue presentada en el Museo Nacional de Historia Natural este 4 de enero, durante el Día Mundial del Braille, ya ha sido leído por una decena de niños ciegos y con baja visión del Colegio Santa Lucía, de la comuna de La Cisterna, y a partir de marzo se distribuirá en otras escuelas y bibliotecas públicas.

De esa forma, los niños podrán conocer animales como el plesiosaurio, un reptil marino de unos diez metros de largo, que vivió hace unos setenta millones de años, y que era capaz de dar a luz a crías vivas en el agua. A través de sus dedos, los niños también podrán imaginar al milodón, un mamífero herbívoro emparentado con los actuales perezosos, que vivió en la región de Aysén y Magallanes. Hoy en día, a 24 kilómetros al norte de Puerto Natales, se puede visitar la Cueva del Milodón, donde se encontró piel y huesos de esta especie que habitó en nuestro país hasta hace 10 mil años atrás.

Para descargar el libro, en su versión original, haz click aquí: Fauna prehistórica de Chile.

ETIQUETAS:

COMPARTE: