Un equipo de la Universidad de Chile está desarrollando una App para enseñar a los estudiantes la importancia de los humedales, y transformarlos en sus centinelas.

Los humedales de Algarrobo y Pichilemu albergan una gran biodiversidad de especies vegetales y animales.

Hace dos años, la bióloga ambiental de la Universidad de Chile, Amaira Saravia, decidió que tenía que hacer algo para que los chilenos valoremos más nuestros humedales. Lo entendió, cuenta, luego de escuchar a un grupo de vecinos hablar mal de ellos:

—Estaba trabajando en Algarrobo y Pichilemu, en otra investigación, y me di cuenta que la comunidad percibía a los humedales como espacios oscuros e incluso algunos iban a botar allí las aguas grises del pueblo dice la investigadora, de 27 años.

Los humedales son zonas de tierra que se inundan de manera permanente o estacional, dando lugar a ecosistemas muy ricos, a medio camino entre la vida acuática y la terrestre. Pueden tomar la forma de ciénagas, esteros, pantanos, turberas, manglares o incluso lagunas. Saravia, que sabía de sus bondades como barrera natural contra marejadas, tsunamis, y como refugio de una gran diversidad de especies animales y vegetales, comenzó preguntarse cómo protegerlos.

El humedal “El membrillo”, en Algarrobo, será uno de los sitios en donde funcionarán las actividades de HumeLab.

Junto a un grupo de investigadores del Laboratorio de Medio Ambiente y Territorio de la Universidad de Chile, identificaron cuáles eran las amenazas que sufrían en la zona de Algarrobo y Pichilemu, y llegaron a una conclusión: aparte de su fama de “cloacas”, los humedales suelen recibir mucho daño por la presión demográfica que genera el turismo en las localidades costeras, en particular durante el verano y los fines de semana largos, donde se acumula más basura. Por eso, decidieron crear HumeLab, una app para educar sobre la relevancia de estos espacios, dirigida especialmente a los adolescentes entre 12 y 16 años, a quienes consideran “sujetos de cambio”.

Nosotros veíamos la necesidad de entregar información valiosa que era desconocida y nos dimos cuenta que el celular era algo de lo que ellos nunca se despegaban —dice la bióloga—. En ese tiempo estaba de moda el Pokemon Go, que funciona al aire libre, y por eso creímos que sería una buena idea hacer un juego en el humedal.

 

“El usuario se encontrará con estaciones en donde se desplegarán contenidos científicos y pedagógicos, que otorgarán puntos. La idea es que te conviertas en el guardián de los humedales”, dice la bióloga Amaira Saravia.

 

Después de varias conversaciones con la comunidad, Saravia y su equipo —compuesto por geógrafos, biólogos, periodistas, pedagogos e informáticos, y dirigido por el geógrafo Alexis Vásquez— presentaron un proyecto al Programa Nacional de Divulgación y Valoración de la Ciencia y la Tecnología, del Programa Explora, con el objetivo de desarrollar una aplicación para smartphones que, en principio, fuera funcional para los humedales de Algarrobo y Pichilemu. Luego de recibir el financiamiento, en noviembre del año pasado, sostuvieron reuniones con profesores de los colegios de ambas comunas para conocer sus expectativas.

—Ellos nos solicitaron que la aplicación fuese ajustable al currículum escolar —dice Saravia—. Es decir, que tuviese contenidos relacionados al plan de estudio y que pudiese utilizarse dentro de las horas de clases, no sólo como taller extraprogramático.

El equipo de la Universidad de Chile a cargo de HumeLab.

Actualmente, el equipo a cargo de la aplicación ya tiene definido su contenido científico y pedagógico, y están trabajando en el diseño, aunque todo esto podría variar en parte, ya que aún están recogiendo las opiniones de la comunidad y los estudiantes de la zona. Sin embargo, la bióloga ambiental tiene una idea clara de cómo será:

—Será offline, no queremos que su uso esté limitado al acceso a internet. La idea es que el usuario abra la aplicación y ésta lo invite a visitar el humedal más cercano, siguiendo un mapa. Una vez allí, se encontrará con estaciones en donde se desplegarán diversos contenidos científicos y actividades pedagógicas. Cada una de esas interacciones otorgarán puntos. La idea es que te conviertas en “el guardián de los humedales”.

Para asegurarse de que los usuarios vayan a terreno, y conozcan con sus propios ojos los secretos que guardan estos ecosistemas —y no sólo a través de la pantalla—, el equipo instalará unos tótems con códigos QR que entregarán mayor puntaje a los jugadores. La App, que estaría disponible en agosto, también incluirá una guía pedagógica para transmitir a los profesores los objetivos de cada actividad, y una herramienta para que los guardianes hagan sus denuncias, si ven que alguien está contaminando su humedal.

Texto: Jorge Rojas

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.