carlos gonzalez nota

* El ingeniero invitó a científicos y científicas a sumarse a la iniciativa 1000 C 1000 A, para que los estudiantes sepan el nivel de trabajo que se está desarrollando en Chile, para inspirarlos a hacer ciencia.

Hace siete años un grupo de estudiantes y académicos tuvo un sueño: lanzar el primer nanosatélite chileno al espacio. Lo que en ese entonces pudo ser visto como una quimera muy lejana, hoy no sólo es una realidad con el desarrollo y puesta en órbita del SUCHAI; sino que, además, se está proyectando la construcción de otros dos satélites, los SUCHAI 2 y 3.

Parte de este grupo de pioneros, es el ingeniero civil eléctrico de la Universidad de Chile (UCh) y estudiante de doctorado, Carlos González, quien participó activamente durante el año 2017 en Mil Científicos Mil Aulas (1000 C 1000 A) en Rancagua, Paredones, Matanzas y Mostazal, visitando colegios e interactuando con escolares de distintas edades. Ahora, que estamos abriendo el ciclo de charlas 2018, el investigador nos cuenta su experiencia.

carlosgonzalez1000¿Cómo fue tu participación en 1000 C 1000 A, la interacción con los estudiantes, tanto de básica como de media?

Fue una experiencia muy enriquecedora el poder compartir mi quehacer científico con los estudiantes y despertar la curiosidad en ellos, especialmente los más pequeños que están llenos de imaginación y preguntas.

¿Recomendarías a los demás científicos que se inscribieran?

Recomiendo totalmente que los científicos (incluyendo a los futuros científicos como estudiantes de doctorado y magíster) realicen difusión de la ciencia que se realiza en nuestro país, los jóvenes en los colegios merecen saber el nivel de trabajo que se está desarrollando acá para inspirarlos a hacer ciencia y/o contribuir a la sociedad desde el conocimiento.

Este es el año de los ¿Por qué? de Explora. ¿Crees que hacerse preguntas es importante? ¿Cómo ha sido el hacerte preguntas en tu carrera?

La curiosidad y las ansias por respuestas son parte fundamental de nuestra naturaleza humana, si perdemos esto perdemos el sentido de nuestra existencia. El por qué, el cómo y el hacer cosas para resolver esas preguntas fue lo que gatilló mi decisión de seguir una carrera científica tecnológica. Hoy día mis ansias son poder resolver en otros esas preguntas y a la vez motivarlos a seguir buscando las respuestas a través de la ciencia.

SUCHAI

Para quienes no lo recuerdan, el SUCHAI es un nanosatélite de 1000 cm³ (10 cms por lado) y alrededor de 1 kg, construido bajo el estándar Cubesat por el Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria de la mencionada casa de estudios. Fue construido por un grupo multidisciplinario de profesionales de ingeniería eléctrica, mecánica, física y computación, en el que participaron diversas facultades de la UCh y la Universidad de Santiago de Chile (USACh).

Carlos, quien ahora cuenta con 29 años, sigue formando parte del equipo liderado por el académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la UCh Marcos Díaz, construyendo los SUCHAI 2 y 3 que son tres veces más grandes que el primero de ellos (10x10x30cms) y se espera que sean lanzados juntos al espacio a fines de 2019.

Esuchai satelliten lo personal, ¿qué aprendiste en la realización del SUCHAI?

El SUCHAI es el primer nano satélite construido en Chile, por estudiantes, ingenieros y académicos jóvenes, todos motivados por poner ‘las manos en la masa’ en una gran pregunta con pocas respuestas claras: ¿Podremos poner un pedacito de tecnología desarrollada en nuestro país en el espacio? Para llegar a concluir un proyecto así, se requirieron años de trabajo de un equipo de grandes personas. La principal enseñanza es que este tipo de hazañas se logran con mucho esfuerzo y dedicación, no con genialidad ni inmediatez, sino que con perseverancia y pasión en lo que se hace.

¿Cuánto tiempo de vida puede orbitar en forma independiente? ¿Cuál es la labor que desarrolla en el espacio?

El SUCHAI lleva aproximadamente 10 meses orbitando la Tierra y funcionando de manera correcta, no exento de problemas, pero cada suceso ha significado un aprendizaje enorme para el equipo. Esperemos que siga operando muchos años más hasta que luego de algunos años (entre 10 y 15) vuelva a reingresar a la atmósfera y se desintegre. El satélite, ha cumplido todos los objetivos propuestos, desde tomar datos científicos para estudiar la ionósfera, hasta enviar lindas postales desde el espacio.

¿Cómo va el desarrollo de los SUCHAI 2 y 3?  

En estos momentos los estamos construyendo gracias a fondos para ciencia, esperamos que estén listos para ser lanzados a finales del próximo año, aunque aún es incierto el financiamiento para su lanzamiento al espacio.  Estos satélites permitirán estudiar la ionósfera y magnetósfera, así cómo realizar demostraciones tecnologías en sistemas de comunicación satelital y sistemas físicos.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

Por lo pronto terminar mis estudios de doctorado para seguir con una carrera científica que me permita impulsar el desarrollo científico tecnológico del país. Mi sueño es que el desarrollo futuro de Chile sea en base a una sociedad del conocimiento, donde la principal materia prima sea el intelecto de nuestros ciudadanos. Para eso hay que partir motivando y desarrollo desde ya las capacidades de los más pequeños.

 

Los y las científicas pueden inscribirse en la plataforma online 1000cientificos.explora.cl en todas las regiones del país a contar del 14 de mayo, pronto estará disponible para ser seleccionadas por educadores(as) y docentes de cualquier ciclo escolar.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.