Conociendo la experiencia de nuestras educadoras que ejecutan la iniciativa TCC

Conversamos con algunas de las profesionales que son parte de “Tus Competencias en Ciencias” y nos comentaron sus apreciaciones de esta actividad.


Niños y niñas de todo el país participan de la iniciativa “Tus Competencias en Ciencias”, instancia que busca acercar la actividad científica, despertando la curiosidad y reflexión en estudiantes de educación parvularia, quienes apoyados por su educadora, van descubriendo el mundo que les rodea, por medio de una serie de actividades.

Son 20 establecimientos de la región de Coquimbo los que están ejecutando esta actividad y en donde el protagonismo recae, junto a los niños y niñas, en las educadoras de párvulos, quienes son las facilitadoras de este aprendizaje y las que les presentan las actividades a los estudiantes.

Así, por medio del juego y el aprendizaje, los párvulos van desarrollando actividades que buscan estimular su pensamiento científico, haciéndose preguntas sobre los fenómenos del mundo.IMG 7491

Siguiendo las guías metodológicas de trabajo, las educadoras han ido desarrollando habilidades que buscan la valoración de la ciencia, tecnología e innovación basada en un modelo de competencias, y con ello, despertar el asombro y curiosidad de cada participante.

Conversamos con algunas de las profesionales que lideran estos proyectos, para que nos puedan contar de su experiencia y a la vez, cómo el TCC va influyendo en la vida de cada niño y niña que es participe.

“Los niños han aprendido a ser más reflexivos, ahora son más metódico a la hora de hacer ciertas tareas, son más pausados, como que planifican mejor sus tareas y acciones. En ese sentido se ha visto un gran cambio. Lo otro que se ha visto es que ellos han comenzado a relacionar todo lo aprendido en TCC con su vida cotidiana. Más que conceptos científicos, han aprendido a desarrollar y hacer esquemas de pensamientos, a planificar sus acciones, a relacionar con otros aprendizajes y desarrollar el pensamiento reflexivo”, nos cuenta Constanza Meza, educadora del Jardín Infantil Dulce Mirada de La Serena, en relación a los avances que ha visto en sus estudiantes, a la hora de ejecutar dicha iniciativa. 

Misma opinión tiene su colega Victoria López, Educadora del Colegio Eusebio Lillo de Coquimbo, al afirmar que “se han vuelto más observadores. Por ejemplo los términos que utilizamos lo usan en la vida cotidiana, todo los días preguntan cuándo vamos a hacer proyectos y realmente ha provocado un cambio y se nota la diferencia de quienes participan en esta iniciativa, en la actitud, en no quedarse callado, en querer preguntar”.

En esta etapa escolar, las familias están siempre en contacto con las educadoras, para así conocer el desarrollo de los niños y niñas en el establecimiento y cómo se vinculan con su entorno.

IMG 8488Es por ello que la interacción con los padres es fundamental y son ellos los que han visto cambios en los infantes, luego de participar en TCC.  “Las familias ha notado un gran cambo en los niños, en la manera de actuar de ellos, se encuentran con más dudas, preguntan más, son más curiosos, buscan más explicaciones que antes. Los fenómenos no pasan desapercibidos. Nosotros recalcamos a las familias que tienen que desarrollar el pensamiento reflexivo y crítico y ayudar a responder a las interrogantes”, comenta Constanza Meza.

“A los padres les gusta mucho. Se ven beneficiados en su desarrollo y los papás nos dicen que los niños preguntan todos los días, por lo mismo están súper satisfechos con la iniciativa”, refuerza la educadora del Colegio Eusebio Lillo.

Ambas educadoras destacan la iniciativa en ciencias e invitan a que en un futuro, las profesionales puedan trabajar con la ciencia con sus párvulos, ya que los beneficios son muy importantes para el desarrollo de los niños y niñas.

“Que participen las educadoras, ya que es una iniciativa súper potente y los cambios se observan en muy poco tiempo. Uno como educadora ve que esto le va a servir para la vida, no solamente en el tema escolar, sino en su quehacer diario”, indicó Victoria López. Del mismo modo, la educadora del Jardín Dulce Mirada, fue enfática en señalar que “el TCC me ha ayudado a desarrollar aprendizajes para la vida de los niños, como el tema de ser reflexivo, de ser crítico. Todos esos aprendizajes no los teníamos trabajados e inculcados. El TCC va más allá del aprendizaje esperado, busca aprendizajes que les servirá como persona y ayudará a desenvolverse en la sociedad”.

Durante el mes de diciembre se realizará el último encuentro de educadoras del 2017, instancia en la que las 20 profesionales que participan de la iniciativa “Tus Competencias en Ciencias”, se reúnen para comentar y evaluar la actividad que se ha ido desarrollando durante el año.