¿Qué pasa si nos cortamos un dedo? ¿Por qué les vuelve a crecer la cola a las lagartijas? ¿Qué son las células madre? Gabriela Edwards, candidata a doctora de la Pontificia Universidad Católica de Chile, combina su pasión por la ciencia a través de la divulgación.

Cada año, durante la Semana de la Ciencia y la Tecnología, el Programa Explora de CONICYT invita a las y los científicos a dejar sus espacios habituales de trabajo para asistir a las aulas escolares a compartir sus experiencias personales y sus investigaciones de la manera simple.

Gabriela Edwards, estudiante de doctorado en Biología Celular y Molecular, ha participado por tercer año consecutivo en 1000 Científicos 1000 Aulas. “Me gusta hacer clases y es muy gratificante compartir conocimiento, más aún si lo he adquirido durante mi formación. Además, si queremos llevar la ciencia a otro nivel, tenemos que hacerla más cercana y entendible por todas las personas”, explica.

Este año, su charla “Regeneración de órganos: ¿un mito o una realidad?” la dedicó a niñas y niños de 10-12 años. “A esa edad los chicos son muy inquietos, les encanta hacer preguntas, pero también escuchan con fascinación los experimentos que realizan los científicos en sus laboratorios”, señala Gabriela.

Su charla se centra en el proceso de desarrollo y cómo a través del estudio de las células madre se podrán desarrollar terapias para la regeneración de tejidos y órganos. Es conocido que la capacidad de regeneración en los mamíferos, incluido el ser humano, es muy limitada. Sin embargo, hay otras especies que tienen capacidades regenerativas, como es el caso del pez cebra o la rana africana Xenopus laevis, que es mi modelo de estudio. “Les llama mucho la atención cuando hablo sobre las propiedades regenerativas de la planaria, que al dividirla, siempre se regenera una nueva”.

Su primera charla la realizó en el Liceo Miguel De Cervantes y S. Anexo, ubicado en Quinta Normal. Las siguientes, las realizará en la ciudad de Temuco y en una escuela rural cercana a esta capital. “Mis exposiciones son muy dinámicas, constantemente hago preguntas, pero son las discusiones que se generan en la sala de clases las más importantes”.

La ciencia es compleja, pero cuando hablas con niños la tienes que explicar en palabras sencillas. “A través de 1000 Científicos 1000 Aulas he aprendido que no hay preguntas tontas. Hasta las más básica son valorables y así aprenden todos” concluyó.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.