Home / Arica y Parinacota / Noticias

Con los ojos, las manos y los pies en el suelo

IMG_7548
  • 30 Julio, 2019

El laboratorista químico, Leonardo Figueroa, ganador del Premio Nacional de la Fundación para la Innovación Agraria, dirige la academia de edafología del Proyecto Explora que busca, a través de la química aplicada, conectar a los estudiantes con su tierra.

Debería haber jubilado, pero su preocupación por el entorno en que habita no se lo permite, ya que estima que el conocimiento adquirido en su experiencia como químico, debe servirle a alguien. El académico de la Universidad de Tarapacá, Leonardo Figueroa Tagle, trabaja en química analítica aplicada, es decir, aquella que va más allá de una perspectiva abstracta, de fórmulas y ecuaciones. Su enfoque es el contexto de los seres humanos, la realidad más tangible, como por ejemplo, el suelo o temas de contaminación ambiental, entre otros.

Su tarea más relevante es desarrollar docencia teórica experimental e investigación con estudiantes universitarios que realizan su tesis. “Independiente de los trabajos de investigación, relacionados con las ciencias puras, las ciencias aplicadas son tremendamente importantes. Es lo que a mí me gusta, siento que es mi responsabilidad social, sino ¿para qué estudia uno, si no es para satisfacer las necesidades de los otros?”, manifiesta.

La carrera de Laboratorista Químico la desarrolló en el actual campus Velásquez, cuando era sede de la Universidad de Chile, en la misma sala en que hoy se encuentra el laboratorio en que realiza en forma exclusiva la academia de edafología para el Proyecto Club Explora. Los clubes invitan a estudiantes de educación media a realizar investigación científica y participar de talleres o pasantías dirigidas por destacados científicos. La academia de edafología, impartida por el profesor Figueroa, es una de ellas.

La riqueza del suelo

La edafología es una rama de la ciencia que estudia la composición y naturaleza del suelo en su relación con las plantas y el entorno que le rodea, analizándolo en términos mecánicos. Para el profesor Figueroa, la academia como la impulsada por Explora tiene el objetivo de educar y generar conciencia sobre la importancia de estos temas. “Dentro del contexto del estudio de los suelos, estamos motivando a que los jóvenes ingresen a esta área de trabajo, que es sumamente importante, porque de ahí sacamos la mayor parte de nuestro alimento. Los suelos hay que cuidarlos, si no los vamos a perder y no estamos muy lejos de eso”.

Antes de trabajar en el Laboratorio de Investigación Química Analítica Aplicada, los 15 estudiantes del Liceo Domingo Santa María de Arica, que participaron de la academia, tuvieron una clase teórica en su establecimiento, la que los introdujo en lo que verían después durante las tres sesiones de trabajo. “Al principio estaba nerviosa. En el laboratorio había contenedores con números y elementos y le iba preguntando al profesor, que me guio como un maestro. La experiencia con este proyecto de Explora ha sido de crecimiento pues al inicio no me tenía tanta fe”, comenta Yasmín Muñoz, estudiante de 1° año medio del liceo.

En el laboratorio se desarrollaron experimentos científicos con muestras de suelos pertenecientes a la Región de Arica y Parinacota. Se analizaron las propiedades físicas del suelo, se expuso la relevancia del análisis de suelo en las distintas áreas de la actividad humana y se estudiaron conceptos básicos sobre la edafología.

Equipados con los instrumentos de laboratorio y organizados en grupos, los estudiantes tuvieron la oportunidad de hacer una serie de experimentos y procedimientos. Por ejemplo, mezclaron partículas sólidas del suelo con una porción reducida de agua, moldeándola para formar una figura y definir la clase de textura; experimentaron los estados de agregación de los materiales que conforman el suelo, mezclando en una probeta de vidrio una porción de la muestra del suelo con agua; y realizaron un ejercicio de compactación y densidad aparente del suelo –que se trabajó en una probeta– calculando la masa de suelo contenida en el volumen definido. Otros experimentos se efectuaron con matraces y muestras de suelo de la región debidamente codificadas, donde se midió la acidez, neutralidad o alcalinidad.

Winston Zarzuri, estudiante de de 2°medio y participante de la academia concluyó el taller sintiéndose agradecido por la oportunidad. “A mí me gustaba la ciencia pero nunca llegué al extremo de ir a un laboratorio y analizar tipos de suelos, cómo son o si son más solubles o no. La experiencia fue buena porque aprendí muchas cosas. Tampoco me habían hecho una invitación como ésta, así que me siento privilegiado”, señala.

Por su parte, la profesora Ana María Olivares, que ha liderado numerosas investigaciones escolares e incluso obteniendo primeros lugares regionales, indicó que esta academia fue “una gran experiencia para mis estudiantes y también para mí, que participé como alumna, pues tuve que recordar temas en la parte de química y aprender algo nuevo de lo que son los suelos, materia que no se profundiza en la enseñanza media. Me agradó ver interactuar a mis alumnos con materiales que no tenemos en el laboratorio o no alcanzan para todos”.

Tras la realización el taller, el profesor Figueroa señala que es muy destacable el hecho de que los estudiantes de educación media conozcan los laboratorios de la universidad, la que también ha hecho un trabajo interesante por vincularse con la sociedad. “Esta idea de acercar a los jóvenes a través de la ciencia hacia la naturaleza que los rodea, creo que es significativo, pues es la única actividad en el año con estudiantes externos, convocados por Explora”.

La academia de edafología ha sido un primer paso en los proyectos científicos de los estudiantes. Al finalizar el laboratorio, los estudiantes desarrollaron un manual de laboratorio con actividades experimentales y definieron las interrogantes que serán resueltas en un proyecto de investigación que quieren presentar en el Congreso Regional de Educación Ciencia y Tecnología del mes de octubre.

Por su parte, el químico Leonardo Figueroa Tagle, actualmente está trabajando en algunas ideas de innovación en su área de estudio, pero lo que lo llena de adrenalina es la llegada de los jóvenes estudiantes cada año a la Universidad. “Eso me obliga, al menos mentalmente, a mantenerme joven y a aprender nuevos lenguajes, nuevas formas de comunicarse y ponerse al día”, señala sonriente.

 

 

ETIQUETAS:

COMPARTE: