Quería ser abogada cuando niña, pero se informó sobre la carrera de astronomía cuando estaba en el plan común de ingeniería y le encantó, aunque tuvo dudas que la inclinaban por sismología, hasta que se decidió. Hoy no se arrepiente, aunque le encantaría hacer un doctorado en geofísica, pero no lo ve tan fácil, por el tiempo que hay que invertir en trabajar e investigar, y por supuesto, mantenerse vigente.

Bárbara Rojas-Ayala es profesora e investigadora del Departamento de Ciencias Físicas de la Universidad Andrés Bello y doctora en Astronomía de la Cornell University, y fue invitada por el PAR Explora de Arica y Parinacota, de la Universidad de Tarapacá, a la Semana de la Astronomía.

Sus áreas de interés científico son las estrellas de baja masa, las enanas marrones y los exoplanetas. Pero no solo está investigando ni haciendo clases, ya que dedica un tiempo importante para sí misma: leer, tejer a crochet, compartir tiempo con sus amigos y su pareja, pero también estar sola. También le gusta andar en bicicleta, caminar e ir a Algarrobo, donde vive su madre, con quien disfruta al máximo los momentos. Dice que es científica de lunes a viernes y los fines de semana son para ella y las personas que quiere, sus sobrinos y ahijados. Le encanta ver series relacionadas con asesinos seriales y luego conversar de ellas.

En Arica dictó charlas, conversó con distintos públicos y visitó la escuelita de Chaca, donde los niños la inundaron de cariño. De su experiencia comentó varios tópicos.

¿Con qué imagen se va de Arica?

– Me voy súper contenta con las actividades que ha hecho el PAR Explora en la región, me gustó mucho visitar la Escuela de Chaca, me encantó ver los niños despidiéndose felices.

Es interesante porque te das cuenta que todas las personas en todos los lugares tenemos las mismas preguntas, acerca del cielo, de la vida; y es bonito ver que somos un país curioso, que se interesa por su cielo; somos la capital de la astronomía mundial y eso es muy bueno, que la gente sienta que el cielo también es su patrimonio.

¿Cómo se adecúa a los distintos lenguajes y niveles de conocimientos?

-Hay preguntas que uno quizás nunca se ha hecho y otras que no tienen que ver mucho con el tema, en realidad hay que ser más sincero y decir: yo no trabajo con eso. A veces se hace de manera más exitosa que otras, sobre todo si uno no está acostumbrado a estar con niños muy pequeños, es más difícil poder entender las preguntas y quizás se pueden aburrir un poco. Los públicos más adultos en general tienen más curiosidad con temas que a veces no están muy relacionadas con la charla, pero las quieren preguntar, imagínate yo hablo de exoplanetas y me preguntan hasta por agujeros de gusanos. Son diferentes pero muestra los intereses de las personas y te hace pensar que tal vez sería bueno empezar a interesarme por esas cosas.

¿Le gusta esta relación con los públicos?

-Soy investigadora, profesora de la Universidad Andrés Bello, actualmente tengo un Fondecyt, son fondos que vienen del Estado, de los impuestos de todos los chilenos, que están financiando parte de mi investigación; entonces es una cosa ética, una forma de devolver la mano. Si me están dando dinero para investigar, lo mínimo que puedo hacer es reportar qué cosas se están generando en mi área y las que me corresponden a mí, sobre todo en astronomía, que es una ciencia que le encanta a la gente.

Algo ha pasado con la astronomía en los últimos años…

-Tiene que ver con la divulgación y con la llegada de los telescopios de observatorios internacionales. Ellos han cumplido un rol en tratar de mostrar por qué están acá. Creo que un rol muy importante han tenido los divulgadores y los periodistas que trabajan y se han empezado a interesar en temas científicos. Antes era muy difícil encontrar en los diarios una noticia que tuviera que ver con un descubrimiento astronómico, ahora puedes encontrarlos todos los días.

¿De qué se trata su proyecto Fondecyt?

Es la caracterización de las enanas rojas, las estrellas más pequeñitas. Mi interés y expertise ha sido estudiarlas con espectrógrafos infrarrojos y fotometría. Uno se hace experto en un cierto rango de luz y cierto rango de objetos, abarco a las enanas rojas, a los exoplanetas y a las enanas café, que son objetos que creemos que quizás fueron formadas como estrellas, no tienen la masa suficiente para tener reacciones nucleares en el interior y, por lo tanto, nunca se encienden, son cuerpos degenerados, como estrellas fallidas. Esos son los objetos que me interesan, porque encuentro que son débiles, no han sido observados anteriormente, son complicados, como son más fríos tienen moléculas, entonces lo encuentro como algo desafiante y a mí me gusta eso.

Dentro de este universo gigante que estudia, ¿Qué es lo que más le ha impresionado?

-Todas las cosas. Es verdad que uno va perdiendo la capacidad de asombro; por ejemplo, en términos de exoplanetas cuando uno va encontrando uno nuevo dice: bueno si ya encontraron cuatro mil.

Actualmente me sorprende la instrumentación, qué tipo de cosas podemos hacer o qué imágenes podemos lograr. Dentro de mi área, cuando algo ha sido dejado de lado por parte de los colegas y de pronto sale un artículo científico que todos saben que ya estaba visto, y de pronto descubren algo nuevo, eso encuentro que ayuda bastante a hacer preguntas nuevamente.

Cuando me decían ¿qué estudias? Yo respondía: estrellas y me decían: qué hay que saber de las estrellas, si lo sabemos todo, hay libros sobre estrellas y cursos sobre astrofísica estelar. Sin embargo, no tenemos muy claro cómo se generan los campos magnéticos. Eso tiene que ver con la estructura que poseen, en las que son más masivas se genera de la misma forma que el sol; pero las que son menos masivas no son completamente convectivas y eso hace que la idea que tenemos de formación de campo magnético no funcione, por ejemplo, y tengamos que inventar una nueva forma o quizás replantearnos en cómo se generan los campos magnéticos en todas las estrellas.

Cosas que también nos interesan es saber la masa de las estrellas, no es muy fácil de obtener, a menos que sean estrellas binarias, tratar de hacer métodos teóricos que nos puedan permitir hacer observaciones, hay muchas cosas que investigar.

¿Cuántas veces observa las estrellas al año?

-Cada vez se está haciendo más difícil ir, sobre todo en los observatorios con telescopios más grandes, porque prefieren que el experto y encargado del instrumento sea el que observe. Para tener tiempo de observación hay que hacer una propuesta, que es aprobada por tus pares, una investigación que realmente merece ser observada, hay referees, un grupo de pares astrónomos en Chile que son los que evalúan las propuestas y de acuerdo a las noches que pediste te pueden dar tiempo o no. Usualmente voy una vez al año, pero eso va a depender mucho de sí me dan tiempo de observación o no y si hay instrumentos. Hay datos públicos y cualquiera los puede usar; también te dan plazos para que tus observaciones sean privadas, eso te da un tiempo para que puedas hacer tus trabajos y publicar.

Bárbara Rojas-Ayala está terminando el Proyecto PAI con el que se insertó a su regreso a Chile, después de realizar su segundo postdoctorado en Portugal. Con sus estudios sobre el amplio universo reflexiona: “Nos concentramos en nuestras zonas de confort, nos miramos el ombligo, y muchas veces no es necesario empezar a pensar otros mundos, basta con ver otras realidades la falta de empatía que a veces sentimos con la misma gente, en nuestros mismos pueblos y comunidades; a veces miramos nuestras familias y no vemos las realidades de otros. Esto lo que te hace es abrir mentes, empezar a pensar en nosotros como humanidad de manera diferente, en qué estamos haciendo con nuestro planeta. Cuando te acercas a la ciencia comienzas a tener un pensamiento crítico y eso es fundamental para crear sociedades en que exista el respeto y la apreciación por el otro. Es bueno el acercarte a la ciencia, te empiezas a hacer más crítico acerca de lo que tienes, es una ventana o una puerta a otras cosas que quizás no te preguntaste porque nunca te sentiste inclinado, porque nadie te mostró eso, lo cual solamente nos puede llevar a ser mejores”.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.