El desierto de Atacama es una de las zonas más ricas para descubrir meteoritos, siendo la principal en hallazgos en toda Sudamérica, a la fecha se han encontrado más de 1.200. Al ser una zona seca la superficie es muy estable, no hay un agente erosivo importante como lluvias o vientos fuertes ni vegetación, se pueden ver los cerros, las quebradas y planicies, por ende es más fácil encontrarlos. La característica del desierto de Atacama es que estimula su conservación.

Qué mejor razón para que se haya dictado el taller “Fragmentos Siderales” por parte del geólogo de la Universidad Católica del Norte, Gabriel Pinto, invitado por el Proyecto Explora, ejecutado por la Universidad de Tarapacá.

Pinto es ariqueño y se fue a los 17 años a estudiar geología a la UCN de Antofagasta donde terminó la carrera y empezó a trabajar en San Pedro de Atacama en el Museo del Meteorito como geólogo y después hizo una pasantía en Argentina, en el Instituto de la Ciencias Astronómicas de la Tierra y el Espacio. La idea es seguir con los estudios de postgrado y haciendo lo que más le gusta que es la divulgación.

Este investigador trabaja asociado con el Museo del Meteorito ubicado en San Pedro de Atacama, es parte del grupo de meteoritos y ciencias planetarias de la Sociedad Geológica de Chile y pertenece a la Agrupación Habitantes, cuyo fin es divulgar la geodiversidad que constituye el desierto de Atacama.

En el taller se trabajó con muestras proporcionadas por el Museo del Meteorito en reconocimiento de esta roca y la diferenciación entre las rocas terrestres y las extraterrestres; luego pasaron a la etapa de saber qué tipo de meteoritos tenían en sus manos, entender si eran de los procesos de diferenciación de los sistemas planetarios o de las primeras etapas del sistema solar.

La idea fue que los asistentes se relacionaran con conceptos básicos, para que pudieran conversar en el idioma en que se habla en las ciencias planetarias y a través de sus mismos sentidos del tacto y del magnetismo, poder distinguir las rocas terrestres y las que vienen del espacio.

¿De dónde vienen los meteoritos?

-Es una roca que sobrevive al cruce atmosférico y lo llamamos meteorito cuando lo encontramos en superficie, pero en el espacio interplanetario se definen como meteoroides, son cuerpos relictos que nunca se agregaron a un cuerpo mayor.

En la formación de nuestro sistema solar, había una nebulosa solar que empezó a condensar diferentes minerales y rocas, y a medida que iba pasando el tiempo éstas iban atrayendo, chocando y formando cuerpos más grandes, los planes decimales o planetarios, que a medida que iban creciendo muchas de estas rocas no se unieron nunca a un cuerpo mayor, sino que quedaron orbitando alrededor del sol hace 4.565 millones de años. De todo este tiempo que quedan orbitando, justo en el movimiento orbital de la tierra alrededor del sol se cruza con una de estas partículas y esta partícula ingresa a la tierra.

¿Qué características tienen los meteoritos y cómo pueden diferenciarse de una piedra común?

-Una de las características principales es la corteza de fusión que tienen, cuando cruzan la atmósfera se les mantiene una capa negra que cubre toda la superficie y es el paso inicial para saber si la roca es de la tierra o cruzó nuestra atmósfera desde el espacio interplanetario.

Cuando estamos caminando en el desierto de Atacama lo primero que tenemos que notar es que se diferencian de las rocas aledañas porque siempre se van a ver más oscuros o negros. La forma de saber que es un meteorito es que al realizarle un corte a la muestra vemos una cara fresca de esta roca, podemos ver el hierro en estado metálico, un hierro gris que es muy característico de la gran mayoría de los meteoritos que podemos encontrar en el desierto de Atacama.

Al analizar un meteorito ¿Qué se puede saber?

-Se puede saber la composición que tiene, distintos elementos: hierro, magnesio, aluminio, sílice y minerales: olivino, piroxeno. Los minerales son formaciones cristalinas de estos mismos elementos, dependiendo de las condiciones de las cuales se forman.

Podemos analizar la formación de la diferenciación planetaria, la formación de los planetas, la composición de nuestra nebulosa y poder complementar esto con los resultados que se están obteniendo de los discos protoplanetarios y las formaciones de otros sistemas planetarios.

Gracias a eso se genera un trabajo complementario entre los astrónomos y los geólogos, los astrónomos estudian la luz y ven las composiciones químicas que representan los cuerpos siderales y los geólogos a través de la roca y los análisis químicos podemos saber qué composiciones tenían estas rocas que fueron originales del sistema solar.

¿Cuáles son los meteoritos más grandes y los más pequeños que se han encontrado?

En Chile el meteorito más grande era de aproximadamente 40 centímetros y lo envió por correo al extranjero un coleccionista privado que se llevó la muestra hace como 10 años.

Al existir publicaciones en papers acerca los altos hallazgos de meteoritos en el desierto de Atacama, la comunidad interesada en este tema y que tenía conocimiento de estas investigaciones empezaron a ir en gran cantidad. El problema radica en que no existe una ley patrimonial de los meteoritos en Chile.

Gabriel Pinto ama divulgar sobre estas piedras que caen en el desierto más árido del mundo, y mejor aún si en su propia tierra.

 

 

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.