Una flor lila, en el patio del campus Saucache de la Universidad de Tarapacá, se mueve por efecto del viento, mientras Cristopher González intenta capturar su mejor ángulo. Es la primera vez que usa una cámara profesional, pues antes sólo contaba con su tablet para capturar imágenes de naturaleza o de dibujos que encontraba interesantes.

Cristopher participó en el “Taller de Fotografía y Diseño”, desarrollado por los diseñadores Iván Aguirre y Pablo Siau, como parte de la oferta del Proyecto Explora que ejecuta la Universidad de Tarapacá.

La idea de esta propuesta, indica Pablo Siau, fue enseñarles a los participantes desde tempranas edades, a sacarle provecho a una cámara réflex, con diferentes ajustes y detalles técnicos para tener fotografías de mayor calidad.

Durante dos sesiones, los asistentes entre 9 y 17 años, la mayoría manejando muy poca experiencia respecto a la técnica fotográfica, aprendieron sobre el “triángulo de la exposición”, compuesto por tres elementos que tiene la cámara: la sensibilidad ISO, la apertura y la velocidad de obturación. “La idea es ir jugando con esos tres elementos, para obtener diferentes imágenes, como que el fondo se vea menos enfocado o centrar directamente un punto de atención en la fotografía o registrar el movimiento de ciertos elementos, a fin de entregar un mensaje a los receptores de estas imágenes”, aclaró el expositor Pablo Siau.

Después de las clases teóricas, en que aprendieron conceptos más técnicos en forma sencilla, se dio lugar a trabajo en terreno, en el patio del campus Saucache, donde tomaron fotografías que tuvieran un mensaje que luego se imprimió para trabajar la segunda etapa del diseño.

Iván Aguirre trabajó el tema de diseño gráfico y la sicología de la forma y color. “Fusionaron estas dos ideas. Con la fotografía la idea fue que los chicos las intervinieran con formas y colores que evocaran y realzaran más el concepto que le estaban dando. Por ejemplo, una niña quiso sacar una foto evocando la alegría y nosotros les indicamos qué forma y color específico puede utilizar para que tuviera más realce esa expresión”.

La última parte del taller fue el trabajo en equipo, donde se entregaron conceptos, los cuales fueron interpretados a través de una fotografía.

Tomás Hernández, otro participante, indicó que “me ha gustado mucho aprender a manejar la cámara. Mi hermana me contó del taller y le dije yapo, porque necesitaba aprender a tomar fotos, siento que he avanzado y me han gustado cada vez más los primeros planos”.

Karen Quintana tiene una cámara pero no sabía utilizarla, y “esto me ha ayudado a saber cómo sacar mejor una foto, porque siempre me quedan borrosas, me ha ayudado mucho y ha sido súper entretenido”.

Los talleristas manifestaron que los asistentes se mostraron muy interesados en las sesiones, llegaron con sus cámaras y se mostraron emocionados de aprender temas de fotografía.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.