¿Por qué algunos olores nos traen recuerdos?

Opciones de Texto

Los aromas evocan recuerdos porque la relación entre un objeto y su olor se graba de una manera única y profunda en el cerebro. Uno de los ejemplos más comunes, es al oler un plato de comida y recordar el que preparaba la mamá cuando era pequeño, transportando directamente a la infancia. 

 

La increíble forma en que el sentido del olfato se relaciona con la memoria ha sido estudiada por la ciencia. Los análisis evolutivos confirman que el ser humano poseía, en un comienzo, una capacidad olfativa mucho mayor que la actual, cercana a la animal. Esa habilidad se perdió con la evolución, pues ya no era vital reconocer el entorno usando este sentido, aunque sí conservamos vestigios de esa facultad. 

 

Uno de estos estudios le valió el Premio Nobel de Medicina (2004) a Richard Axel y Linda Buck, por dilucidar la organización del sistema olfativo. Descubrieron cómo cientos de genes en nuestro ADN codifican los sensores de olor ubicados en las neuronas sensoriales olfativas. Cada receptor es una proteína que cambia cuando una fragancia se adhiere a él, enviando una señal eléctrica al cerebro que permite distinguir las diferencias entre cada uno de los sensores y el aroma específico. 

 

Fuente: Hablemos de Neurociencia