20
Lun, Nov

¾ partes #6: Chile y su mar de gigantes

Opciones de Texto

Frente a nuestras costas desfila la mitad de las especies de cetáceos existentes en todo el planeta, pero sus presencias pasan muchas veces desapercibidas y aún existe muy poco registro y conocimiento de ellas.
Estos enormes mamíferos del océano son parte de nuestro patrimonio natural y para saber un poco más sobre ellos, así como del importante rol que cumplen en sus ecosistemas, conversamos con Bárbara Toro, médico veterinario e investigadora de la ONG Panthalassa.

Entrevista Barbara Toro 02

DEFINIENDO A LOS CETÁCEOS

¿De qué hablamos cuando hablamos de cetáceos?
Los cetáceos se dividen en dos grupos, los misticetos y los odontocetos, los misticetos son los que tienen barbas, o sea las ballenas en general, mientras que los odontocetos son los que tienen dientes como los cachalotes, los delfines y las ballenas picudas.

En cuanto a su historia evolutiva, ¿cómo se explica que sean mamíferos viviendo en el mar?
Los primeros cetáceos salieron del mar a la tierra y luego recolonizaron el mar, entonces son mamíferos que sí vivieron en la tierra. Hay varias teorías que intentan explicar por qué regresaron al mar, sin embargo, no hay elementos concretos que permitan decir ‘sí, fue por esto’, pero se piensa que quizás pudo ser la falta de recursos, competencia con otras especies, depredación, etcétera.

¿Cuál es la diversidad de especies de cetáceos presentes en nuestro mar?
Nuestro mar es muy rico en cetáceos, en el mundo existen entre 80 y 83 especies, dependiendo de los autores que los describen, sólo en Chile habitan 41, o sea, tenemos la mitad de la diversidad mundial en especies de cetáceos en nuestro océano, las cuales se pueden avistar, en diferentes épocas del año, a lo largo de toda nuestra costa. Sin embargo, hay muchas especies que no se conocen bien y que en su mayoría se sabe que están acá porque se han visto en varamientos, pero no han sido avistadas vivas en el mar.

Entrevista Barbara Toro 03MIGRACIÓN Y ROL ECOSISTÉMICO

¿Todas las especies de cetáceos que se pueden ver en Chile, migran a otros lugares del planeta?
Las ballenas en general son migratorias, los delfines se mueven en espacios mucho menores, hay algunos que son residentes y se quedan en las zonas donde encuentran mucha comida y hay otros que pueden ser más migratorios, pero siempre en cortas distancias.
Las ballenas migran a los trópicos para dar a luz y a los polos para comer, principalmente.

¿Cuál es la importancia que tienen los cetáceos en sus ecosistemas?
Los cetáceos son animales llamados centinelas, porque en su salud se refleja la salud del ecosistema en general. Como se alimentan principalmente de krill, se puede saber por ejemplo si el mar está muy contaminado, ya que biomagnifican toda esa contaminación. Si por ejemplo hay algún metal pesado, ellos presentan ese metal y vamos a saber que en ese ecosistema tiene metales pesados y que también pueden estar afectando a otras especies.
Una de las razones por la que estudiamos estos animales, es porque abarcan un gran rango de ecosistemas y de hábitats, entonces, cuidarlos a ellos significa también, cuidar a un montón de otras especies.

MAR DE CHILE

¿Cuáles son las principales características que ofrece nuestro océano que permiten albergar esta diversidad de cetáceos?
Frente a nuestras cosas pasa la Corriente de Humboldt, de aguas frías y rica en nutrientes, tanto en alimentos como en oxígeno, carbono y nitrógeno, eso permite desarrollar mucha productividad, por lo tanto, hay muchas especies.

¿Existen otros lugares del planeta que también alberguen gran cantidad de cetáceos?
Principalmente los polos, siendo el polo sur el que ostenta la mayor cantidad y diversidad.

¿Cuál es la situación actual en Chile, existen mediciones en la variación de la cantidad de ejemplares avistados?
En nuestro país ha habido avistamientos desde siempre, de hecho, hubo una época en que operaban balleneras, cazando y faenando estos animales, luego se prohibió esta práctica a nivel mundial, lo que aumento el avistamiento.
Estos últimos años han aumentado los avistamientos, pero nosotros creemos que es porque ha aumentado también el interés de las personas por ver cetáceos, entonces son más ojos mirando, por lo tanto, no es fácil definir si lo que ha aumentado es el número de cetáceos, o simplemente hay más registro de los avistamientos.

¿Cómo se hace el seguimiento y se sistematizan las observaciones?
Son procedimientos no tan complejos pero que hay que saber hacerlos, porque puedes ver un grupo de ballenas y quizás sean las mismas que viste el año pasado pensando que son otras. Las ballenas se identifican principalmente por su aleta dorsal o su aleta caudal, que es la cola, tomando en cuenta la forma, si es más puntiaguda o más redondeada, por ejemplo, o si tiene alguna marca, un corte, una cicatriz, etcétera.
Por otra parte, los DTAG son unos chips que se les instalan en la piel, a través de una especie de arpón, fijándolo de forma intradérmica, hay otros que se ponen utilizando un palo muy largo, hundiéndolo y fijando un dispositivo en la piel de la ballena.
Este sistema sirve para saber si las ballenas que vimos en este lugar se fueron a otro y si permanecen ahí. Por ejemplo, hay un catálogo de ballenas jorobadas, que se hizo en el Parque Marino Francisco Coloane, en el extremo sur de Chile, y hay otro que se hizo en Colombia y ambos catálogos arrojaron que son las mismas ballenas, observadas en ambos lugares.

¿Qué tipo de información aporta este rastreo?
Primero, saber si la ballena está viva, luego dónde está y hacia dónde se dirige, manejando esta información podemos sacar conclusiones de por qué está ahí, qué está haciendo y cuánto tiempo va a estar. Además, a partir de estos datos, podemos obtener información sobre el ecosistema en general, si está muy contaminado o si es muy rico en nutrientes y gracias a eso podemos generar criterios de manejo y conservación en ese lugar.

¿Cuáles son las principales dificultades que enfrentan este tipo de animales hoy en día en nuestro océano?
Uno de los principales conflictos son las colisiones con grandes embarcaciones. La contaminación es obviamente otro gran problema, porque si bien Chile es un país que está de cara al mar en toda la extensión de su territorio, es poco lo que las personas saben del mar y no hay mucha conciencia sobre toda la basura que producimos y que finalmente llega al océano.
También hay problemas vinculados al turismo, que en general no está muy regularizado y hay lugares en que, al avistar una ballena, se acerca un gran número de botes con turistas lo cual perturba a la ballena. Chile puede tener un muy buen recurso desarrollando el ecoturismo, pero es necesario hacerlo bien.