18
Lun, Dic

¾ partes #5: La fuerza del mar como fuente energética

Opciones de Texto

Las fuentes de energía renovables se vuelven cada vez más urgentes en un mundo que no cede ante la rapidez de la producción industrial y el constante aumento de la población.
Para hablar de esta materia, conversamos con el Ingeniero Hidráulico Ambiental y académico UC, Cristián Escauriaza, quien actualmente se encuentra investigando el potencial de las mareas como fuentes energéticas.

Entrevista Escauriaza 02¿Qué es la energía mareomotriz y cómo funciona el proceso?
Consiste en aprovechar la velocidad del flujo que se genera en canales cercanos a la costa y que están influenciados por las mareas, pero también se puede aplicar a ríos y corrientes del flujo marino. La forma de aprovecharlo es instalar dispositivos que transformen esa velocidad de la energía del flujo, en energía mecánica y posteriormente en energía eléctrica.
Principalmente se ponen turbinas y funciona de manera análoga a la energía eólica, en que la velocidad del flujo que se genera por las mareas es capaz de mover las turbinas. Una de las gracias de la energía mareomotriz, comparada a la energía eólica, es que se puede predecir, así que es mucho más segura en términos de aporte de producción.

¿Hace cuánto tiempo se descubrió que es posible generar energía a partir del mar?
Desde los años 20 ya existía la idea de instalar turbinas en canales y generar energía a partir de la velocidad del flujo. Sin embargo, hoy en día la tecnología ha avanzado y el desarrollo y necesidad de energía hacen que sea una alternativa en las ciudades y para la industria.

En el caso de Chile, ¿qué experiencias se tienen con este tipo de energía?
Como es un desarrollo más o menos nuevo, estamos recién haciendo la investigación necesaria para poder hacer la instalación.
Creo que estamos en una nueva era de la energía, las cosas avanzan muy rápido. Hay nuevas necesidades. El cambio climático y la adaptación que necesitamos tener a estos cambios rápidos hacen que tengamos que abordar estos temas y tener muchas fuentes de energía que nos permitan completar la matriz y aprovechar las ventajas que tiene Chile en cada una de las regiones.
Aún no existe ningún proyecto instalado en el país, sin embargo, existen centros de investigación que están avanzando en el tema.

Entrevista Escauriaza 03¿Qué zonas de nuestro país se consideran más idóneas para generar este tipo de energía?
Las energías de corrientes fundamentalmente están en canales costeros, y desde ese punto de vista, hay lugares que podrían entregar una cantidad de energía suficiente para estar conectados a la red.
Principalmente, la zona de los fiordos en el sur, todo está concentrado en esa zona.
Por ejemplo, hay gran potencial en el Canal de Chacao o en el Estrecho de Magallanes, pero también se puede pensar en soluciones locales a partir de las cuales uno podría entregar energía a comunidades, usando corrientes de marea.

¿Cuál sería el aporte tanto económico como social de su aplicación?
Todas estas fuentes de energía son importantes para el desarrollo del país, y cuando hablamos del mar, hay múltiples actividades que están relacionadas, entonces, de alguna forma estas nuevas energías, ya sea de corrientes o incluso de oleajes, tienen que compatibilizarse con todos los otros desarrollos que existen en la costa de Chile. Como tenemos bastante potencial, creo que podría ser un aporte significativo, no solamente en términos de la energía que pueden entregar, sino que para aportar al desarrollo del país y contribuir a la sociedad en general.

¿Se genera algún efecto contaminante que pueda alterar la biodiversidad de los ecosistemas marinos?
Hay muchos efectos que las energías marinas pueden producir. Eso es justamente lo que estamos estudiando. No solamente en términos de producir, por ejemplo, contaminación acústica, o de generar algún tipo de interacción desfavorable al ambiente marino, también con el transporte de sedimentos y cambios de problemas físicos que generan las estelas de las turbinas. Todo eso requiere investigaciones multidisciplinarias, las que estamos desarrollando en la Universidad.
Actualmente, estamos trabajando con químicos e ingenieros ambientales que están estudiando problemas de corrosión en ambientes marinos. También trabajamos con biólogos que estudian la interacción con micro invertebrados y mamíferos marinos.
Además de aspectos sociales y económicos, todo lo anterior tiene que ir de la mano para resolver el problema de manera integral. No solamente se puede pensar en un aspecto, además hay que pensar en la gente, en el financiamiento y los impactos que esto tiene en el mar.

En la actualidad, ¿existen proyectos concretos que trabajen en la aplicación de este tipo de energía en nuestro país?
Yo formo parte de MERIC (Marine Energy Research & Innovation Center), un consorcio entre la industria y la Universidad Católica, en el que avanzamos para lograr el desarrollo de estas energías no solamente en Chile, sino que en el mundo. Estamos colaborando con investigadores en Europa y Estados Unidos, de manera que podamos generar avances en ciencia y entregar las respuestas que se necesitan para el desarrollo de la tecnología en energía marina, y al mismo tiempo, preparar el capital humano. Pero aún faltan algunos años para que esto se pueda implementar, aunque ya hay prototipos instalados en el Reino Unido y el noreste de Francia.
Por otra parte, como las turbinas para generar energía con las corrientes de mareas se están recién creando, hay muchos tipos de diseños. Hay algunas turbinas que se instalan en el fondo del mar, otras que están flotando, otras que tienen ejes verticales u horizontales, otras que oscilan, entonces, hay muchas tecnologías compitiendo.
Cada una tiene sus distintos desafíos, no solamente desde el punto de vista tecnológico, también en los tipos de impacto que se generan y cuántas turbinas se necesitan para que esto se pueda instalar.

 

Botn Mira el video aqui 2