Sidebar

21
Jue, Sep

Rescate de la lengua de los habitantes de los canales patagónicos

Opciones de Texto

Durante el último siglo se han extinguido cerca de 400 idiomas, uno cada tres meses aproximadamente, y la mayoría de los lingüistas estiman que el 50% de las 6.500 lenguas restantes del mundo habrá desaparecido a finales de este. Es imposible señalar uno solo como el más raro o el más amenazado, de hecho hay al menos 100 en todo el mundo que solo tienen un grupo reducido de hablantes; uno de ellos es el kawésqar.


El filólogo Óscar Aguilera, profesor de la Universidad de Magallanes, comenzó en el año 1975 una concienzuda investigación sobre la cultura y lengua kawésqar, grupo étnico del extremo sur de Chile. Su interés por la literatura oral, la etnogeografía, los mitos kawésqar y la documentación lingüística, empezó con su primer trabajo de campo en Puerto Edén. En esta localidad se encuentran los últimos ocho hablantes. La transmisión lingüística, así como de la antigua tradición, se detuvo con la generación de los nacidos en la década del 60.


En una primera instancia, la investigación se enfocó en el rescate lingüístico; no obstante, años más tarde, los esfuerzos se centraron además en la revitalización de la lengua. La participación de los miembros de la comunidad kawésqar de Puerto Edén ha sido muy importante porque ellos son los principales transmisores de su cultura y de datos lingüísticos. 


“Como en todo trabajo de descripción de una lengua no descrita, había que elaborar una gramática, obtener textos, grabaciones, y confeccionar un diccionario o léxico. En el caso de mi trabajo sobre el kawésqar, lo que existía eran vocabularios recopilados por los navegantes europeos, investigadores de otras disciplinas, no lingüistas, con muy poca precisión. Se necesitaba una documentación realizada por un profesional lingüista”, explicó Aguilera.


Inicialmente, la Universidad de Chile financió su primer trabajo de terreno y la publicación de un léxico. Posteriormente, a través de proyectos del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico, Fondecyt, consiguió cubrir otros aspectos de la descripción lingüística del kawésqar.


“Recién terminé un proyecto sobre lexicografía kawésqar en colaboración con el profesor José Tonko, hablante de la lengua, y con quien he trabajado durante varios años en distintos temas de lengua y cultura kawésqar. Compilamos el diccionario kawésqar-español, que actualmente está en edición y que incluye la revisión completa del manuscrito, mejoras en las definiciones, traducciones de ejemplos de uso y formato. Es una obra extensa, de más de 1.600 páginas, de manera que tomará algún tiempo la edición. Luego necesitamos conseguir financiamiento para su publicación”.
En todos sus años de trabajo, el profesor Aguilera ha rescatado relatos de viajes, así como literatura oral kawésqar. “Los relatos de viaje dan cuenta de un sistema de vida de un pueblo nómada marítimo y como tal, su relación con el territorio es relevante. En una extensión territorial enorme (desde el golfo de Penas hasta el estrecho de Magallanes), no hay isla, islote, canal, fiordo sin un nombre, todos tienen su denominación y su historia”, comentó el filólogo.


Los estudiantes del Colegio Cristóbal Colón están preparando una obra de teatro inspirada en los habitantes de los canales patagónicos. La obra “Los Kawésqar: vida y muerte de una cultura de mar” será presentada en octubre de este año en el Centro Gabriela Mistral, en el marco del 4° Festival Escolar de Teatro y Ciencia 2017, FETyC, organizado por los PAR Explora de CONICYT en la Región Metropolitana y el Centro GAM.