Sidebar

22
Vie, Sep

Gestión integral y sustentable para mejorar la calidad de áreas litorales

Opciones de Texto

Investigación de la Universidad de Los Lagos pretende mejorar las condiciones medioambientales del Estuario del Río Maullín a través de su estudio como “laboratorio territorial”. La iniciativa es pionera en Chile y se basa en la “Dinámica de Sistemas”, abordando la complejidad de áreas litorales con la finalidad de aportar al manejo eficiente y sustentable del medioambiente y los ecosistemas.


Maullín nace en el año 1560, junto al río del mismo nombre. Esta localidad forma parte de “Chiloé continental” y fue repoblada definitivamente en 1790 con el nombre de San Francisco Xavier de Maullín. En la comuna, viven unos 15 mil habitantes y es una de las ciudades más antiguas de Chile con más de 450 años de historia. Su economía se basa fundamentalmente en la extracción de productos del mar por parte de pescadores artesanales de la zona, siendo de especial interés para su desarrollo la Caleta de Carelmapu.

Uno de sus principales atractivos es el Río Maullín, el que posee una cuenca de 4.738 km² y se origina en el extremo suroccidental del lago Llanquihue. Luego de recorrer 85 kilómetros en dirección este-oeste desemboca en forma de estuario en la bahía Maullín. En este lugar actualmente existe una problemática ambiental, influenciada por procesos de “eutrofización”, concepto definido como el exceso de nutrientes en el medio ambiente, provenientes de la industria y las áreas urbanas.

Para enfrentar esta situación, investigadores locales se encuentran desarrollando un “Modelo de Simulación de Escenarios” que aborde la dinámica de eutrofización antropogénica del estuario y que -a partir de una serie de ensayos de simulación- pueda definir políticas o estrategias hacia una gestión litoral integrada y sustentable. La iniciativa es un proyecto FONDEF de Investigación y Desarrollo en Acción (IDeA) de CONICYT, y tiene por finalidad “apoyar financieramente la ejecución de proyectos de investigación científica y tecnológica, con potencial impacto económico y/o social”.

Investigación local
El trabajo interdisciplinario es realizado desde 2015, siendo ejecutado por investigadores del Programa ATLAS de la Universidad de Los Lagos que dirige el antropólogo Francisco Ther y que ha contado con la asesoría de expertos de reconocimiento internacional en modelación basada en Dinámica de Sistemas, tales como Martin Schaffernicht de la Universidad de Talca, Hugo Andrade de la Universidad Industrial de Santander de Colombia y Ricardo Rodríguez-Ulloa del Instituto Andino de Sistemas de Perú. El proyecto "Aplicación de la Dinámica de Sistemas para el Aprendizaje y la Gestión Territorial: El caso del Estuario del Río Maullín", tiene como entidades asociadas a SUBPESCA, el Gobierno Regional de Los Lagos, la Ilustre Municipalidad de Maullín y la Fundación Superación de la Pobreza.

Los trabajos son encabezados por el Ingeniero de Ejecución en Acuicultura de la Universidad de Los Lagos, Lorenzo Andrade, quien sostiene que “en el estuario del Río Maullín uno de los problemas que aflige a los actores territoriales aledaños, tiene que ver con la creciente degradación que están sufriendo sus aguas, cuya causa obedecería principalmente a acciones generadas por el hombre, lo cual impactaría negativamente en las actividades de la comuna”. El investigador agrega que “queremos definir los aportes de nutrientes por actividades productivas y las descargas domésticas para determinar posibilidades de mitigación, como el buen manejo de humedales, además de apropiados procesos de cultivo y repoblamiento de algas”.

El estuario de Maullín es una zona donde hubo un crecimiento explosivo en la extracción de pelillo (Gracilaria chilensis) durante los años 80 y en la actualidad es posible contabilizar 320 concesiones de cultivo correspondientes a más de 400 hectáreas. “Es un territorio adecuado para aplicar la “Dinámica de Sistemas” en lo relativo a gestión litoral, en la que interactúan variables de diversos ámbitos, tales como: socioculturales, económicas, ecológicas e institucionales”, recalca el profesor Andrade.

Metodología y funcionalidad
La investigación considera 3 etapas. La primera de ellas es el establecimiento de bases para la modelación en Litorales Dinámicos; seguido de la implementación de un Laboratorio de Dinámicas y Aprendizaje Territorial; y finalmente realizar una Transferencia del Modelo de Simulación de Escenarios, donde se definirán áreas interrelacionadas como: ecosistema y actividades productivas, economía y gestión territorial, aprendizaje territorial, área sociocultural y desarrollo territorial y el área de modelación de dinámicas territoriales.

Lorenzo Andrade afirma que “el modelo podría servir para indicar lineamientos o estrategias que disminuyan las malas acciones antrópicas, que dejan las áreas litorales vulnerables a la aparición de Floraciones Algales Nocivas (FAN) entre otras complicaciones”. La “Dinámica de Sistemas” plantea un modelo que es posible de modificar y mejorar en forma continua. Para ello, se considera un proceso de modelación participativa que conlleva a la obtención de un “Modelo de Simulación de Escenarios” para el aprendizaje territorial y la gestión de áreas litorales.

“Esta metodología posee un lenguaje conceptual sencillo, lo que posibilita un interesante medio de análisis y discusión con enfoque sistémico entre los diferentes participantes en el proceso de modelación, para luego desarrollar un modelo de simulación en un software computacional que permita evaluar los posibles escenarios ante cambios en ciertas variables claves. Es decir, puede constituir una interesante herramienta o medio para promover aprendizajes y apoyar la toma de decisiones, tanto a nivel organizacional como territorial”, comenta el investigador.

Rescatando el ecosistema
El profesor Lorenzo Andrade destaca que “la acuicultura es parte del problema, pero también parte de la solución” y sostiene que esta investigación “nace desde la importancia y fragilidad que tienen las áreas costeras. Si no se llevan a cabo acciones adecuadas, el sistema queda más expuesto y vulnerable generando un colapso a los recursos existentes, por lo que no se deben sobrepasar los límites de los ecosistemas”.

El proyecto pretende generar aprendizaje territorial a través de un modelo de simulación de escenario por medio de gestión sectorial y participativa. Lo anterior incluye diagnóstico territorial, zona de estudio y talleres con la comunidad. “Es fundamental el empoderamiento de los actores locales; la formación de redes sociales; las capacidades de adaptación; la resiliencia y la innovación, entre otros aspectos”, expresa Lorenzo Andrade.

Los investigadores aseveran que “hace falta una mirada de mayor soberanía” y precisamente ese es el objetivo que el Programa ATLAS pretende desarrollar, profundizando en una reflexión que aborde los territorios locales y sus procesos mediante análisis, imaginarios territoriales, prácticas cotidianas y formas de vivir como posibilidades investigativas que ofrecen una orientación para potenciar los territorios como sociedades locales sustentables.