Ricardo Baeza Rodríguez

Opciones de Texto

rbaeza2

Premio Nacional de Ciencias año 2009

Area Ciencias y Tecnología : Matemáticas e Informática

La geometría está en todas partes

Si participas en una partida de billar frente a un rival de tus mismas habilidades para ese juego, las posibilidades de ganar son parejas, tanto para ti como para tu oponente pero, si tú tienes buenos conocimientos de geometría y tu competidor carece de ellos, cuentas con una ventaja que, casi seguro, te llevará al triunfo.

Y ¿cuál es la relación entre ese deporte de salón y esa rama de las matemáticas? Si te fijas, son muy pocas las jugadas en que no haya la presencia de ángulos, componentes de triángulos imaginarios sobre el verde paño de la mesa, cuya comprensión te pueden llevar a la solución de los problemas de cada jugada. Bueno, pero la geometría no sólo sirve para ser usada con criterio lúdico sino que resulta indispensable en numerosas actividades humanas. Hoy no se transporta prácticamente nada sin que esté presente la logística y, dentro de ella, el almacenamiento y distribución tienen una importancia capital. En estas actividades resultan claves: el cálculo de los espacios, su aprovechamiento al máximo, su ordenamiento para asegurar fluidez en los despachos, etc. Además la geometría facilita la capacidad de análisis mediante el uso del sentido espacial para la solución de muchos de los problemas prácticos que se nos presentan en la vida laboral o personal. Sin embargo hubo, no hace mucho, algunas voces académicas que trataron de amenguar la presencia de la geometría en la confección de la malla curricular de las matemáticas, dispuesta por el Ministerio de Educación.

Allí, entonces, surgió en forma clara la voz del Doctor Baeza para expresa su discrepancia con los anunciados propósitos. No era dable esperar menos de quien, una vez formado como Ingeniero Eléctrico en la Universidad de Chile dirigió sus pasos a Alemania para participar, exitosamente, en un pregrado en la Universidad de Hamburgo. Luego, siempre en Alemania, tomó rumbo a Saarlandes en cuya Universidad logró el grado de Doctor en Matemáticas. Una vez cumplido este objetivo, esa misma Universidad lo incorporó a su plantel de profesores. Al regresar al país, se incorporó a la Universidad de Chile donde ejerció la docencia por muchos años. En 1999, por razones familiares, se trasladó a la Universidad de Talca donde continúa, hasta hoy, formando nuevas generaciones de matemáticos. Su permanencia en Alemania le proporcionó un gran sentido de disciplina así como el amor por la naturaleza, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo de la responsabilidad para que todo trabajo encomendado se haga bien y no a medias.

Es autor de numerosas publicaciones que han sido destacadas en los medios nacionales e internacionales así como de un libro que ha llegado a ser un referente obligado en la materia y, con mucha frecuencia, concurre como docente invitado a Universidades chilenas y extranjeras y como expositor en congresos y conferencias relacionados con las matemáticas. Ha sido designado como integrante de la Comisión Asesora Presidencial en Materias de Energía Nuclear. Es Miembro de Número de la Academia de Ciencias y de la American Mathematical Society así como integrante de la directiva de la Sociedad de Matemáticas de Chile. El año 2009 le fue conferido el Premio Nacional de Ciencias por un jurado que basó su decisión en “su trabajo fundacional en la matemática chilena y su labor de formación de escuela y discípulos así como por sus contribuciones, del más alto nivel mundial, al álgebra y la teoría de números”.

Ha mantenido una posición muy crítica acerca de sistema educacional vigente en nuestro país y ha hecho especial mención de la escasa formación de los docentes, lo que se traduce en dificultades para ellos cuando deben traspasar conocimientos a los educandos. A su juicio, es imprescindible que exista una política de Estado, de largo plazo, para optimizar la calidad de los profesores incrementando las exigencias para ingresar a las Facultades de Pedagogía de las Universidades y estableciendo remuneraciones acordes con la importancia de la profesión, de manera que no haya grandes diferencias entre ser pedagogo, abogado o ingeniero.

El año 2009 le fue conferido el Premio Nacional de Ciencias por un jurado que basó su decisión en su trabajo fundacional en la matemática chilena y su labor de formación de escuela y discípulos así como por sus contribuciones, del más alto nivel mundial, al álgebra y la teoría de números.