Bernabé Santelices

Opciones de Texto

Premio Nacional de Ciencias año 2012

Area Ciencias y Tecnología : Biología Marina

Cómo congeniar utilización con conservación

Premio Nacional de Ciencias 2012 por su “aporte clave en el desarrollo de la ecología marina y la botánica marina”en nuestro país y su condición de experto mundial en la reproducción, dispersión, reclutamiento y biografía de macroalgas. Además, se ha caracterizado por su fecunda labor en la formación de discípulos, los cuales han desarrollado el área en distintas universidades nacionales.

“Chile tiene una riqueza y una diversidad de especies de algas realmente notable, que tienen dos funciones principales: una el ser parte del ambiente, pero al mismo tiempo tiene un valor económico, es decir, se cortan, se trabajan y los productos orgánicos que se pueden extraer se pueden exportar o se exporta la materia prima. Por lo tanto, es importante aprender de la biología de estas cosas para poder congeniar la utilización con la conservación. Mucho de este dilema inspiró varios años de trabajo”, dijo el Doctor Bernabé Santelices.

Por su aporte a las ciencias relacionadas con la biología marina obtuvo el galardón del Premio Nacional de Ciencias Naturales, del año 2012, otorgado por el Ministerio de Educación.

Como según las propias palabras del Doctor Santelices, Chile tiene una riqueza y una diversidad de algas marinas realmente notable, era natural que orientara su tarea a ampliar los escasos conocimientos que existían en la materia y que se reducían a estudios descriptivos y de clasificación de las especies conocidas como existentes. Muchos años de su trabajo estuvieron dedicados a la coexistencia de la conservación del recurso algas con su explotación comercial. Para ello fue necesario investigar, desde el punto de vista de la ciencia, todos los diversos aspectos de la ecología relativa a las algas, en especial su distribución y procesos biológicos lo que permitió no sólo conocer el inventario de ellas y su importancia en el funcionamiento y preservación de los ecosistemas sino que, además, descubrir nuevas especies y establecer algunos modelos predictivos que permitieran que su explotación fuera más racional y de mayor provecho para quienes se benefician de ella.

El Doctor Santelices nació en Calama en diciembre de 1945. Luego de terminados sus estudios secundarios y siguiendo su temprana inclinación por la ciencia, ingresó a la Universidad Católica de Chile donde se tituló, en 1966 y con la distinción máxima, como Profesor de Estado en Ciencias Naturales y Biología. Mientras cursaba el tercer año de su carrera fue invitado por dos de sus profesores a trabajar con ellos en la Escuela de Medicina donde estaban empezando a investigar los organismos marinos siendo este el comienzo de su incesante labor en el área. Después de algunos años de ejercer su profesión obtuvo una beca de la Fundación Ford que le permitió trasladarse a la Universidad de Hawai donde permaneció estudiando e investigando en terreno hasta 1975, año en que obtuvo el grado de Doctor en Ciencias Botánicas. En 1984 volvió a dicha Universidad para perfeccionar sus conocimientos de Biología. Luego, se dedicó a estudiar los distintos tipos de algas existentes en Europa y parte de Asia. En 1996 obtiene el reconocimiento de la Sociedad Botánica de Chile por su relevante trayectoria académica.

Es autor de 114 artículos que han sido publicados en revistas internacionales y de 4 libros que son textos de consulta permanente. Ha participado en numerosas conferencias en más de 30 países en las que ha presentado más de 200 ponencias. Su obra ha llegado a ser tan importante que hoy se le conoce en el mundo científico bajo la abreviatura Santel, que se emplea para reconocer lo destacado de su nombre en el ámbito de la descripción y clasificación científica de las algas. Tan fructífera ha sido su tarea que ella ha sido reconocida internacionalmente y es así como científicos norteamericanos, australianos y chilenos le han dado su nombre a tres nuevas especies de algas (gelidium bernabei, petrohua bernabei y codium bernabei).

En la actualidad, en su calidad de docente, está formando un conjunto de nuevos profesionales de la ciencia que nos permiten mirar con optimismo el futuro de esta disciplina.

"Chile tiene una riqueza y una diversidad de especies de algas realmente notable, que tienen dos funciones principales: una el ser parte del ambiente, pero al mismo tiempo tiene un valor económico"