Hector Croxatto Rezzio

Opciones de Texto

Hector Croxatto 2

Premio Nacional de Ciencias año 1979

Area Ciencias y Tecnología : Medicina y Biología

La fe y la tenacidad fueron sus guías

Premio Nacional de Ciencias 1979 por su persistente trabajo de investigación en endocrinología e inmunología, y específicamente en temas relacionados con el sistema renal y la hipertensión arterial. También por su labor en la formación de generaciones de científicos, médicos e investigadores.

"Pocos episodios pueden resultar más gratificantes para el espíritu que ver surgir de lo desconocido, al final de una búsqueda, que es a veces angustiosa espera, de un nuevo hecho, un conocimiento que incrementa nuestro amor por lo creado”, señaló en su discurso de aceptación del Premio Nacional de Ciencias.

El Dr. Croxatto había asistido a un congreso médico en París y, antes de dirigirse al lugar en que este se desarrollaba comprobó, con angustia, que había perdido su pasaporte. Sus colegas le preguntaron qu iba a hacer en esas circunstancias además de dar aviso a la policía, a lo que Croxatto contestó que se iba a encomendar a Dios y que ello le bastaría para que el documento extraviado apareciese.

Por supuesto que sus colegas, dotados de una gran racionalidad, se rieron del doctor diciéndole que como podía creer semejante cosa. Para sorpresa de todos, el pasaporte le fue devuelto, al día siguiente, por alguien que lo había encontrado de forma casual.

Nació en Valparaíso el 3 de julio de 1908, pasó su infancia y adolescencia en la ciudad de Temuco para luego emigrar a Santiago donde ingresó a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile. Egresó de dicha casa de estudios el año 1930, con el título de Médico Cirujano, a los 22 años de edad. Hizo sus estudios de post título en Basilea, Suiza, y en Harvard, en Norteamérica.

A su regreso, fue Profesor de Fisiología tanto en el Instituto de Educación Física de la Universidad de Chile como en la Escuela de Medicina de la Universidad Católica. En este plantel educacional llegó a ser Decano de dicha Escuela y trabajó ahí por más de cuarenta años como Profesor y como investigador. En esta última condición, desarrolló una fecunda labor en las áreas de la fisiología, la biología, la bioquímica, la inmunología y, en especial, en la endocrinología en la cual hizo estudios profundos sobre hormonas hipofisarias y sus efectos sobre el riñón y la hipertensión arterial, así como en el estudio de péptidos vinculados al equilibrio y al desarrollo de la hipertensión.

El Dr. Croxatto fue Miembro de Número de la Academia de Ciencias del Instituto de Chile, Miembro de Número de la Academia Pontificia de Ciencias, en el Vaticano, Doctor Honoris Causa en las Universidades Católica de Chile y Metropolitana de la Educación. También fue Miembro Fundador de la Sociedad Chilena de Hipertensión. En 1979 fue distinguido, en Chile, con el Premio Nacional de Ciencias.

Sus numerosos trabajos fueron publicados en revistas científicas de tanto prestigio internacional como PubMed, Science, Nature y el American Journal of Physiology; todas las cuales destacaron la calidad del investigador y la contundencia e importancia de sus estudios y conclusiones.

En su condición de gran humanista a la par que científico, fue capaz de analizar, en profundidad, la relación existente entre la Ciencia y La Fe y la importancia de aquella en el desarrollo de la cultura en la sociedad.

¡Qué equivocado estaba aquel profesor que dijo al recién egresado Dr. Croxatto, que era preferible que no perdiera el tiempo en trabajos de investigación ya que no podíamos competir con Europa! Si él hubiese seguido ese desafortunado consejo, Chile no habría contado con uno de sus más ilustres hombres de ciencias.

El Dr. Croxatto falleció en Santiago el 28 de septiembre de 2010, a los 102 años de edad.

"Pocos episodios pueden resultar más gratificantes para el espíritu que ver surgir de lo desconocido, al final de una búsqueda, que es a veces angustiosa espera, de un nuevo hecho, un conocimiento que incrementa nuestro amor por lo creado"