24
Vie, Nov

El joven calameño que cambió su visión de vida gracias a una academia científica

Opciones de Texto

Sebastián Rivera Michea es un joven calameño de 19 años, inquieto y con pasión por los malabares. Hace algún tiempo ingresó a la Academia de Ciencias del Liceo Radomiro Tomic Romero de la misma comuna, luego de vivir una experiencia que lo marcó: le habían comunicado que se tenía que ir de su ex establecimiento por mala conducta y repetir de curso.

Dispuesto a cambiar y a comenzar de nuevo, Sebastián decidió ingresar a la academia, pues sentía que debía romper los prejuicios sobre su calidad de estudiante. Es así, como motivado por su profesor, José Rojo, logró grandes avances y la oportunidad de conocer otras culturas y países gracias a la ciencia.

"Me echaron de un colegio por conducta y por repetir de curso. Cuando llegué al Liceo Radomiro Tomic Romero, en segundo medio, había una academia y estuve a prueba. Allí comenzó todo, quería hacer algo bueno ya que no era un estudiante ejemplar. Primero empecé con proyectos de iniciativas del PAR EXPLORA Antofagasta, con el tiempo surgieron más ferias y congresos, en los que tuvimos logros que nos llevaron a salir del país con mi profesor y compañeros. Fuimos a Colombia, Brasil, Estados Unidos, Bélgica y Perú representando al liceo", cuenta Sebastián.

Junto a su equipo y José Rojo, han participado en los Congresos Regionales y Nacionales de EXPLORA CONICYT, organizados y ejecutados en la región por el PAR EXPLORA Antofagasta, como también en ferias internacionales, entre estas, Brussels 2015 ESI (Bruselas, Bélgica), I-SWEEEP 2015 (Texas, Estados Unidos), Feria Nacional de Ciencia e Ingeniería (Perú) y ahora último en la Feria Antártica Escolar de INACH.

Sebastián comenta que su profesor ha sido uno de los factores claves para la motivación de los integrantes de la academia, dice que "nos gusta la forma en que trabaja con nosotros, porque más que un profesor es un amigo. Gracias a él cambié mi visión de ver las cosas como persona. Con él aprendemos sobre los fósiles, trabajamos en terreno, es muy didáctico (...) Dibujamos en la pizarra los tipos de sedimentos, las formas de los fósiles y muchas cosas más".

Compañeros

La mayoría de los estudiantes que conforman la Academia de Ciencias llegaron siendo tímidos y con baja autoestima, sin embargo, con el pasar del tiempo lograron afianzarse y ser el equipo que es hoy en día; todos con el mismo interés: la curiosidad por la ciencia. "Tenemos muy buena relación con los niños que conforman la academia. Muchos otros se ha motivado a entrar, se acercan, me preguntan. Somos cuatro y tenemos buena relación con todos, nos reímos y compartimos con nuestro profesor", recalca Sebastián.

Sobre la experiencia de haber visitado otros países junto a ellos, el joven cuenta que "ha sido una de las mejores cosas, ya que podemos conocer otras culturas y realidades; gente diversa con la que podemos hacer amistades. También, podemos conocer sobre otros proyectos científicos y ver cómo se trabaja en otros colegios del mundo".

Futuro y reconocimiento

Ahora que Sebastián terminó cuarto medio piensa estudiar Pedagogía en Educación Física en La Serena, ya que tiene una acreditación por los logros obtenidos gracias a su academia. Sin embargo, antes de irse deja un mensaje a los futuros integrantes de ésta: "A pesar de los obstáculos y las caídas uno siempre tiene que saber levantarse y seguir adelante persiguiendo sus sueños sin olvidarse nunca de quiénes fuimos".

El PAR EXPLORA Antofagasta reconoció a Sebastián por sus logros en investigación científica escolar, premio que fue entregado por representantes del proyecto durante su licenciatura en Calama. Allí, en el reconocido Liceo Radomiro Tomic, seguirá la Academia de Ciencias, que guiada por el profesor José Rojo, ha logrado cambiar la vida y visión de cada uno de sus integrantes, que al igual que Sebastián,  pudieron construir un puente hacia el mundo de las ciencias y el desarrollo académico, demostrado en sus grandes logros científicos.

Escrito por Claudia Cáceres.

Crédito Fotografía: José Rojo