24
Vie, Nov

Académicos e investigadores explican el color turquesa del mar en Antofagasta

Opciones de Texto

Fotos: Cristian Berríos. 

 

Este fin de semana muchos antofagastinos disfrutaron de un hermoso paisaje pocas veces visto en nuestra zona. ¡El mar estaba de color turquesa!, lo que resultó un panorama paradisíaco que llamó la atención de grandes y chicos.

Pero ¿a qué se debe este color? El Proyecto Asociativo Regional Explora Antofagasta indagó en el tema y para esto contactó a académicos e investigadores del Departamento de Ciencias Acuáticas y Ambientales de la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Biológicos de la Universidad de Antofagasta.

Esto fue lo que respondieron:

Paola Dávila, Dra. en Oceanografía y académica del Departamento de Ciencias Acuáticas y Ambientales de la Universidad de Antofagasta.

“El color del agua de mar y en especial de las zonas costeras puede adquirir diferente coloraciones, en general dentro de la gama de los verdes azules. Básicamente la coloración azul se debe a que dicho color es el que logra ingresar a una mayor profundidad y ser dispersado por la molécula del agua. Contrariamente el color rojo se absorbe en los primeros metros, por lo tanto no es factible apreciar el color rojo de los objetos de esa coloración en aguas profundas dado que estos se verán de color negro.

Las sustancias en suspensión, ya sea sedimento o microorganismos como las microalgas permiten cambiar la coloración de las aguas dándole un toque verdoso o rojizo según la especie, o lechoso si se trata de un sedimento calcáreo en suspensión. Esto último se observa en la desembocadura de ríos que transportan una alta carga de material en suspensión.

El fin de semana pasado, las aguas de la bahía San Jorge (Bahía de Antofagasta), adquirieron una coloración turquesa, esta coloración se observa cuando las aguas no presentan material en suspensión, es decir son transparentes. Además en primavera - verano los rayos solares, inciden con mayor intensidad otorgando una mayor luminosidad a las aguas. Además los rayos solares a esta latitud (23°lat S) interceptan la superficie del agua con un ángulo cercano a los 90 grados, lo cual permite que estos alcancen una mayor profundidad, ampliado la extensión de la columna de agua donde los rayos de luz se dispersan, generando una coloración dentro de la gama de los celestes – turquesas”.


Luis Tapia, Profesor de Estado en Biología y Ciencias y académico del Departamento de Ciencias Acuáticas y Ambientales de la Universidad de Antofagasta.

“Primero debo contarles que las manchas oscuras de color rojo ladrillo de nuestras costas son producto del fenómeno conocido como “marea roja” (tiene varios otros nombres: “huiriue”, “aguaje”, etc). En este caso se debe principalmente a dos dinoflagelados (especies unicelulares eucariotas), correspondientes al genero Ceratium y el otro a Prorocentrum.

Son miles de millones por mililitro y como comprenderán el fenómeno de este “boom fitoplanctónico” no es soportado por el mar por mucho tiempo, estas microalgas mueren produciendo un medio anaeróbico (sin oxígeno).

A continuación la explicación que entrega el laboratorio de estudios algales de la Universidad de Concepción (Algalab): “cuando el oxígeno disminuye, bacterias anaeróbicas utilizan iones sulfato en el agua de mar para oxidar la materia orgánica que corresponde principalmente a microalgas. Al oxidar esta materia orgánica los átomos de azufre en el ión sulfato se reducen a sulfuro que se combina con el hidrógeno para formar ácido sulfhídrico (H2S), el cual posee un olor característico (a "huevos podridos"). Esta reacción biológica-química provoca que las partículas de azufre difracten la luz generando este hermoso color turquesa.”

 

(Imagen 1: Ceratium, imagen 2: Prorocentrum)                                  

 

Jimmy Villanueva, ingeniero acuicultor. Trabaja en la Universidad de Antofagasta con el profesor Rodolfo Wilson en el cultivo de dorados.

“El fenómeno se debe a la falta de oxígeno por el boom anteriormente visto (altas concentraciones de dinoflagelados: ceratium furca), el cual consume el oxígeno de la columna de agua, dejando el medio sin oxígeno (anaerobio) lo cual provoca el crecimiento de microorganismos anaerobios, los cuales generan ácido sulfhídrico y este reacciona con el agua generando azufre y se ve de este color turquesa”.