Maritza Soto: Descubrir un planeta

Opciones de Texto

Estaba corroborando datos cuando se topó accidentalmente con él. Maritza Soto, estudiante doctorado en ciencias, mención astronomía, de la Universidad de Chile, acaparó las portadas de los diarios este año por descubrir un planeta que orbita una estrella más grande que el Sol, a 293 años luz de distancia de la Tierra.

Aunque ella atribuye el hallazgo a la casualidad, la rigurosidad de su trabajo tuvo un rol primordial para encontrar a HD110014c (así se llama el planeta) cuya masa es tres veces la de Júpiter y que le valió una publicación en la revista Monthly Notices, de la Real Sociedad Astronómica de Londres.

“Esto formó parte de un proyecto propuesto por mi profesor guía para ver si me gustaba el área de planetas. Había que analizar datos de cinco estrellas que tenían por lo menos un planeta descubierto, y comprobar si realmente existían”, explica Soto. Así, comenzó a analizar la información disponible en el archivo del espectrógrafo FEROS, que está en el telescopio de 2.2 metros en el Observatorio La Silla, en un trabajo que duró varios meses.

Cuando revisaba los datos para el sistema HD110014, una estrella gigante roja dos veces más grande que el Sol, corroboró que un primer planeta existía, pero que había una señal de 130 días que no había sido confirmada antes. “Después de descartar que otras fuentes hubieran producido esa señal, concluimos que era debido a un segundo cuerpo celeste que orbita a la estrella: el HD110014c”.

¿Y cuál es la gracia de este hallazgo? La astrónoma es clara: “Nos ayuda a estudiar la formación de los sistemas. La estrella que orbita este planeta está en un estado evolutivo posterior al Sol, lo que nos ayuda a entender qué sucede a objetos como la Tierra cuando la estrella madre evoluciona”.

Fuente: Revista Chile tiene su Ciencia Nº 6. Diciembre 2015.  Ver otros contenidos de la revista.