De O’Higgins son los ganadores del Congreso Nacional de Ciencia Escolar de CONICYT

Opciones de Texto

• En Arica se reunieron los 54 equipos de estudiantes de enseñanza básica y media, provenientes de todo el país, para presentar sus investigaciones.

Dejar volar la imaginación y buscar, a través de la ciencia y la tecnología, respuestas innovadoras a problemas locales de sus regiones. Ése fue el desafío que enfrentaron 107 jóvenes de todo Chile, que con entusiasmo participaron del XVIII Congreso Nacional Escolar de Ciencia y Tecnología, impulsado por CONICYT a través de su Programa Explora, y que en esta versión 2018 fue organizado por el Proyecto Asociativo de la Región de Arica y Parinacota.

De los 54 equipos de estudiantes, que reunieron a niños desde quinto básico a tercero medio, seis fueron elegidos como los más destacados de esta muestra. En esta versión destacó que los participantes que alcanzaron el primer lugar, tanto en enseñanza básica como media, provenían de la Región de O’Higgins.

El profesor Jaime Ramírez, que trabajó junto al equipo que alcanzó el primer lugar en enseñanza básica, comentó: “El proyecto pretendía mitigar las consecuencias que nos generó el incendio más grande los últimos 50 años, que quemó nuestros campos y árboles. Somos gente que amamos la tierra, y no perdemos la esperanza de reforestar y recuperar nuestros bosques. Por eso, este año los chiquillos se motivaron, porque quieren protagonizar la reforestación que necesariamente tenemos que hacer después de los incendios y esto viene a coronar esos esfuerzos”.

Por su parte, René Esper, estudiante que integró el equipo que obtuvo el primer en enseñanza media, indicó que “este proyecto nos permitió detectar, mediante un gusano, la toxicidad que puede tener un relave minero y cómo puede afectar al ecosistema de nuestra región”. Su compañero, Fernando González, agregó que llevar adelante esta iniciativa “me permitió desarrollar la rigurosidad que debe tener un científico, la metodología y que el trabajo sea bien planificado, tratando de controlar todas las variables”.

Las iniciativas ganadoras son:

Enseñanza Básica Proyecto Establecimiento Educacional Región
1° Lugar: Efecto de la tuna deshidratada para mejorar la retención de agua en suelos afectados por incendios forestales en Pailimo Escuela Municipal de Pailimo Región de O’Higgins
2° Lugar: Bombas de semillas regadas con infusión de algas pardas, cochayuyo Colegio Concepción San Carlos Región del Biobío
3° Lugar: Utilizando los descartes del piure como repelente de plagas de caracoles Escuela Rural Francisco Cortes Ojeda Región de Los Lagos

 

Enseñanza Media Proyecto Establecimiento Educacional Región
1° Lugar: Evaluación del potencial de planarias Dugesia tigrina como bioindicadores de la toxicidad de aguas y lodos de relave minero Colegio Inglés Saint John Región de O’Higgins
2° Lugar: Efectos espaciales en el matorral y bosque esclerófilo provocados por un incendio forestal en el sector de Talamí, comuna de Alhué Centro Educacional Menesiano de Culiprán Región Metropolitana
3° Lugar: Prejuicios sobre los haitianos en Linares Liceo Valentín Letelier Región del Maule

 

“Para nosotros es un orgullo haber recibido a estos futuros científicos y sentirnos comprometidos con una educación de calidad y gratuita, que también abre puertas para que sigamos haciendo ciencia y tecnología, que genera desarrollo para nuestro país”, señaló el intendente regional (s) de Arica y Parinacota, Roberto Lau.

A las seis iniciativas ganadoras se suman los dos proyectos que viajarán a la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería Intel, que se realizará en Pittsburg, Estados Unidos, durante mayo de 2018. Los ganadores de esta categoría fueron el colegio Santa Marta, de la Región de los Ríos, con “La acústica de una sala”, y “Evaluación del potencial de planarias Dugesia tigrina como bioindicadores de la toxicidad de aguas y lodos de relave minero”, del colegio Inglés Saint John, de la Región de O’Higgins.

La directora del programa Explora de CONICYT, Natalia Mackenzie, destacó la calidad de las investigaciones, además de la experiencia que significó para los estudiantes visitar Arica, dado que muchos de ellos nunca habían salido de sus regiones. “Siempre comentamos que a estos niños se les llama ‘mini científicos’ y, la verdad, es que realmente son investigadores que utilizan la ciencia y la tecnología como una herramienta que soluciona los problemas cotidianos que ellos ven a su alrededor”, señaló.