21
Vie, Jul

Cultura CTI de CONICYT llega a la Región de Coquimbo

Opciones de Texto

• Tras ser destacado por la Presidenta Michelle Bachelet como unos de los ejes de la nueva Estrategia Nacional de Innovación, y después de las exitosas experiencias piloto en las regiones de Los Ríos y Metropolitana, esta innovadora estrategia llega por primera vez al norte del país.

Con el propósito de que más docentes y estudiantes formen parte activa en la generación del conocimiento científico, tecnológico y de innovación, la iniciativa Cultura de Ciencia, Tecnología e Innovación (Cultura CTI), un instrumento pionero que busca conectar a las escuelas del país con la oferta de divulgación y valoración de la ciencia, será ejecutada por primera vez en la Región de Coquimbo en 20 escuelas y liceos locales durante el año 2017.

Cultura CTI es un instrumento generado por CONICYT, a través de su Programa Explora, y que será implementado en Coquimbo gracias al apoyo entregado por su Programa Regional, en conjunto con diversas organizaciones gubernamentales, tales como el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID), el Ministerio de Educación a través del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP), y el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, a través de la División de Innovación, y que responde a un mandato presidencial emanado a partir de las conclusiones de la Comisión Ciencia para el Desarrollo de Chile.

Para la ejecución efectiva de esta iniciativa en la Región de Coquimbo, CONICYT realizó un proceso de postulación para que, tanto personas naturales y/o jurídicas, universidades, centros de investigación, entre otras, participen del Catálogo Explora CTI. Se trata de un repositorio que reunirá los programas e instrumentos que respondan a los intereses y necesidades de los establecimientos educacionales en las áreas de ciencia, tecnología e innovación.

La evaluación de la iniciativa Cultura CTI ha sido tan positiva que la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, decidió incluirla en la nueva Estrategia Nacional de Innovación, presentada en mayo de 2017. Este plan contempla llevar, en cinco años, programas para la enseñanza de la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) a todas las escuelas y liceos públicos de Chile.

Al respecto, la mandataria afirmó que “en cuanto a la idea de llevar la CTI con mucha más fuerza a nuestras escuelas, y que comparto plenamente, solicitaré a la ministra de Educación que integre formalmente esta experiencia en sus programas. Aunque éste es un sector particularmente recargado, se trata de una iniciativa factible, porque puede albergarse en los nuevos servicios locales de educación. De este modo, el proceso de escalamiento podría avanzar con los territorios de anticipación”.

Experiencias previas

Durante el año 2016, 12 escuelas públicas del país fueron beneficiadas al participar de la fase piloto de esta iniciativa, que se ejecutó en la comuna de San Joaquín en la Región Metropolitana, y en la Región de Los Ríos, en ambos casos con interesantes resultados. Cabe señalar que en esta última región, el proyecto continúa implementándose en 15 colegios.

Esta experiencia apuntó a ser el nexo entre los colegios y las ofertas de divulgación y valoración de la ciencia, apuntando al codiseño entre científicos y profesores, con la intención de que, finalmente, los escolares sean parte de la generación misma del conocimiento y de comprender, desenvolverse y transformar el mundo en el que viven.

La directora del Programa Explora de CONICYT, Natalia Mackenzie, explica que se busca “enraizar una cultura de ciencia, tecnología e innovación desde los más pequeños. El mundo de la ciencia tiene mucho más que entregar que contenidos científicos: provee habilidades como la observación, la capacidad analítica, el pensamiento crítico y la conciencia del entorno. Y no necesariamente para tener más científicos y científicas en el futuro, sino que para tener ciudadanos más informados, críticos y analíticos”.

En la Escuela Básica Fray Camilo Henríquez de Santiago, que cuenta con 700 estudiantes y un índice de vulnerabilidad cercano al 80%, se implementaron instrumentos con diferentes temáticas que resultaron muy atractivas tanto para docentes como para los alumnos.

“Los niños engancharon de inmediato, cómo no íbamos a hacerlo nosotros los profesores. Los estudiantes compartieron y conversaron con astrónomos ¡Cuándo íbamos a pensar que tendríamos una oportunidad así! Fue muy impactante. Los científicos nos trajeron un mundo nuevo e impresionante”, explicó Sonia Pozo, docente y coordinadora del Proyecto Cultura CTI en esta escuela.

Para mayor información respecto a los procesos abiertos en la Región de Coquimbo, pueden revisarlo en el siguiente link.