Jóvenes científicas premiadas por Woman in Science llaman a niñas a seguirlas

Opciones de Texto

 

Las flamantes ganadoras del prestigioso premio internacional patrocinado por CONICYT, L’Oréal Chile For Women in Science, que reconoce el trabajo científico de investigadoras nacionales, invitaron a las niñas y adolescentes a seguir el camino de la ciencia.

Más de 20 estudiantes de doctorado e investigadoras postdoctorales, que con suerte superan los 30 años de edad, han sido galardonadas en física, química, biología, geología, biotecnología y ecología, entre otras áreas de la ciencia, por el Programa L’Oréal-UNESCO For Women in Science, patrocinado por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, CONICYT.

Este año, la doctora en Física Carla Hermann (31) y la astrónoma Camila Navarrete (29) ostentan la corona de la ciencia nacional. Las investigadoras conversaron con el Programa Explora de CONICYT y dedicaron sus premios a las niñas y adolescentes de nuestro país, para que crean en ellas mismas y en sus capacidades intelectuales.

“Quiero aprovechar este premio para fomentar la ciencia en las niñas, para que ellas sepan que pueden desarrollar sus capacidades, que las tienen, a temprana edad. Y que poseen tantas ventajas como un hombre para poder ocuparse en estas ciencias más duras. Mi principal objetivo es eso, difundir lo que hago para que las estudiantes se vean representadas y salgan de los estereotipos”, dice Carla Hermann, quien cursa un postdoctorado en la Universidad de Chile.

“Representamos también a muchas mujeres que están en el anonimato detrás de la ciencia haciendo un arduo trabajo”, agregó la física experimental experta en óptica cuántica. Tecnología clave de la computación cuántica, aparatos que en un futuro cercano procesarán muchísima más información y a una velocidad más rápida que cualquier supercomputador actual.

Esta iniciativa es una de las acciones internacionales destacadas al servicio de la vocación y labor en investigación científica femenina alrededor del mundo. Por esto, la astrónoma experta en arqueología galáctica, que estudia cómo se formó la galaxia donde vivimos, asegura que el honor de ser premiada, es doble.  

“Este reconocimiento es súper importante porque es un premio para mujeres científicas, es un doble reconocimiento. Es también un incentivo para seguir”, asegura Camila, quien hace su doctorado en Astrofísica en la Pontifica Universidad Católica para probar que la Nube Grande de Magallanes, al igual que la Vía Láctea, creció y evolucionó comiéndose a otras galaxias.