¿Sabías que la contaminación ambiental cobró la vida de miles de ingleses en 1952?

Opciones de Texto

Entre el 5 y el 9 de diciembre de 1952, una densa y fría niebla se mezcló con la contaminación ambiental de la capital de Inglaterra, produciendo lo que se conoció como: “La gran niebla”, fenómeno que fue considerado como una de las peores crisis ambientales conocidas hasta la época. La violenta disminución de la temperatura hizo que los londinenses -empobrecidos tras la post-guerra- quemaran mucho carbón de baja calidad, rico en azufre el que se sumó al que ya expelían las industrias y otros agentes.

Se liberaron a la atmósfera mil toneladas de dióxido de carbono, 140 toneladas de ácido clorhídrico y 14 de compuestos de fluorina, además de 370 de dióxido de sulfuro que, al combinarse con el oxígeno y el agua, se convirtieron en ácido sulfúrico. Las estadísticas recogidas por los servicios sanitarios descubrieron que la niebla mató a 4.000 personas en esos días, cifra que aumentó a aproximadamente a 12 mil personas en las semanas siguientes.

La mayoría de las víctimas fueron niños pequeños y personas con problemas respiratorios. La magnitud de la catástrofe dio un importante impulso a los movimientos ambientales y llevó a la sociedad a reflexionar acerca de la contaminación atmosférica. Esto permitió que se tomaran nuevas medidas, restringiendo el uso de combustibles fósiles en la industria. En los años siguientes, una serie de normas legales restringieron la contaminación.

Fuentes: Hipertextual