18
Mié, Ene

Cristales y minerales: sorpresas geométricas

Opciones de Texto

Un compuesto cristalino es un sólido cuyos iones, átomos o moléculas están ordenados en disposiciones bien definidas. Poseen caras planas que forman ángulos específicos entre sí.

Experimentación:
Observaremos cómo cristales cloruro de cobalto pueden variar su coloración “en comunicación” con el grado de humedad del medio ambiente. Esto implica que los ligandos o grupos directamente enlazados al cobalto serán diferentes.

Esto podría expresarse a través del equilibrio:

2[Co(H2O)4Cl2]×2H2O ------- Co[CoCl4] + 12 H2O
            ROSADO                                    AZUL

La forma estructural del ión [Co(H2O)4Cl2]++ es octaédrica y la del CoCl4- - tetraédrica. Los colores se explican por las transiciones de los electrones del cobalto. El campo cristalino octaédrico es mayor que el tetraédrico; esto significa que la absorción de energía para el salto energético del primero es a menores longitudes de onda y el segundo a mayores longitudes de onda.

Preparación de las muestras y observación al microscopio.

A cristales de cloruro de cobalto comercial CoCl2 · 6H2O, que son de color rosado, se les agrega una gota de alcohol etílico. Esto hace que moléculas de agua que contiene el cloruro de cobalto se desprendan del cobalto y los cristales adopten una coloración azul. Cuando el etanol se evapora, lo que ocurre con rapidez (cerca de un minuto) a temperatura ambiente, el cristal recupera desde el medio ambiente o por el aliento del observador el agua perdida y vuelve a su color original. El proceso completo puede verse con claridad a través de un microscopio de reflexión con un objetivo desde 10x.

Para apurar el proceso de evaporación, hay una lámpara con una ampolleta de 100 watts (o un secador) a la que pueden exponerse los portaobjetos con cloruro más alcohol. Este experimento se aprecia mejor con poco aumento; se sugiere privilegiar la observación con objetivos de menor magnitud.