27
Mar, Jun

La motivación para correr se debe a una hormona

Opciones de Texto

La alegría de correr no se debe solo a las endorfinas que libera el cuerpo durante el ejercicio, neurotransmisores que contribuyen a una sensación de bienestar generalizado, sino que también a la dopamina, neurotransmisor importante para la motivación. Según un nuevo estudio del Centro de Investigaciones Hospitalarias de la U. de Montreal (CRCHUM, por sus siglas en inglés), los efectos positivos de las actividades físicas son modulados por la leptina, hormona clave del metabolismo que inhibe la actividad física a través de los receptores de dopamina en el cerebro.

La leptina es secretada por el tejido adiposo y ayuda a controlar la sensación de saciedad. A más grasa, mayor cantidad de leptina, menos ganas de comer y, por ende, de ejercitar. El nuevo estudio muestra que esta hormona también juega un papel crucial en la motivación para correr, que puede ser entendido como salir en búsqueda de alimento, explica Stephanie Fulton, científica que dirigió la investigación publicada en la revista Cell Metabolism.

Las señales hormonales que modulan la alimentación y el ejercicio, agrega la experta, se cree que están fuertemente vinculadas. Las actividades de resistencia física en los mamíferos, como correr por ejemplo, se consideran una adaptación evolutiva que contribuye a maximizar las chances de encontrar comida. El nuevo estudio sugiere que la leptina juega un papel crítico tanto en la regulación del balance energético como en el fomento de conductas que recompensan al cuerpo, como es correr. Fulton asegura que en los humanos un bajo nivel de leptina aumentaría la motivación para realizar ejercicio.

Fuente: ScienceDaily