18
Mié, Ene

¿Sabías que tras un rayo el suelo se enriquece con el nitrógeno liberado desde la atmósfera por su descarga?

Opciones de Texto

La mayor parte del nitrógeno de la tierra se encuentra en la atmósfera. Sin embargo, no está presente de una forma que pueda ser utilizado. De este modo, los seres vivos sólo pueden hacer uso de las moléculas de nitrógeno cuando estas son separadas por rayos o fuegos, por determinado tipo de bacterias o por bacterias asociadas con plantas leguminosas. Todas las plantas y los animales necesitan de este elemento para para hacer aminoácidos, proteínas y DNA.

Los rayos son descargas eléctricas que se producen entre nubes de lluvia o entre una de estas nubes y la tierra. Ocurren porque las nubes se cargan eléctricamente y son perceptibles como un singular y bello fenómeno lumínico, a veces a muchos kilómetros de distancia.

El rayo es identificado por dos momentos fundamentales: el trueno o sonido provocado por la expansión del aire calentado por el rayo; y el relámpago, luminosidad intensa que se observa en el camino por donde pasó el rayo.

Un rayo débil posee corriente eléctrica de aproximadamente 2.000 Amperes. Uno mediano, en tanto, de 30.000 A, mientras que los rayos más fuertes presentan corrientes de más de 100.000 A.

Fuentes: http://www.nationalgeographic.es