27
Mar, Jun

¿Sabías que hay hormigas en todas las partes del planeta?

Opciones de Texto

Regiones ecuatoriales, alta montaña, marismas, desiertos, regiones circumpolares: donde uno esté, se arriesga a tropezar de nariz con un par de antenas de alguna de las diez mil millones de millones de hormigas del globo (10.000 billones).

El 70% de ellas se distribuye en los dos Trópicos.

La trofolaxis es el acto social de las hormigas por excelencia, es un traspaso de alimento líquido desde el buche de una a la boca de la otra. Se efectúa siempre después de un contacto de antenas con antenas.

Pueden parecernos pequeñas (1 mm a 1 cm), livianas (obreras=hasta 5 mg), incluso insignificantes. Pero si juntamos a todas las hormigas del mundo en una balanza, pesarían tanto como toda la población humana. Su número y, sobre todo, sus modos de vida muy particulares, les confieren una significativa importancia en la naturaleza.

Una cabeza, un tórax, un abdomen, estos pequeños animales podrían parecerse a nosotros, salvo que ellos tienen 6 patas... como todos los insectos. Sus ojos les proveen una visión poco detallada, pero si las observamos con atención, podemos apreciar un órgano que les permite oler como una nariz, degustar como una lengua y tocar como un dedo. Este órgano son sus dos antenas.

Algunas especies poseen un aguijón como las avispas, pero todas tienen una glándula con veneno. Sus glándulas producen sustancias para comunicar, desinfectar (antibióticos, fungicidas), digerir, marcar pistas, etcétera. Pregunta: Las hormigas poseen un peine y un basurero portátil, ¿dónde están estos elementos? El peine se encuentra entre la tibia y el tarso. El basurero es una cavidad ubicada bajo la boca.

¿A qué se parece una hormiga bebé?

Las hormigas crecen a partir de un huevo muy pequeño, desde el cual emerge una larva blanca, vermiforme (con forma de gusano) y siempre hambrienta que desarrolla varios cambios. Después, llega a ser una ninfa, estado en el cual permanecerá inactiva, sufriendo una metamorfosis que la llevará a convertirse finalmente en una hormiga adulta.

Si es una obrera joven, iniciará su vida en el hormiguero. Se ocupará del cuidado de las crías y después de las tareas domésticas, para finalmente, cuando sea mayor, salir a cazar, a explorar...

En la especie primitiva Formica dinoponero, las reinas desarrollan rituales de combate para determinar cuál será la que pondrá los huevos, ganando así el derecho a dejar descendencia (IRBI, Tours).

Si es una joven reina, estará provista de alas y un tempestuoso día de verano, ella volará en compañía de una multitud de princesas y de aún más príncipes con el fin de aparearse.

¿Hablan? No, pero se comunican

¿Qué hace esta hormiga que se detiene y levanta sus antenas?

Ella “escucha” un ruido no sonoro, sino químico, gracias a pequeños receptores en sus antenas. Si la información es interesante, la comunica a sus hermanas emitiendo, generalmente, olores que desencadenan comportamientos de ataque, de huida, para seguir una pista en grupo o en pares... Los contactos de antenas también son útiles para pedir alimento, hacerse seguir o trasladar a toda la colonia.

La trofolaxis es el acto social por excelencia, es un traspaso de alimento líquido desde el buche de una a la boca de la otra. Se efectúa siempre después de un contacto de antenas con antenas.

¿Cómo puede una hormiga prisionera de un derrumbe de tierra prevenir a sus compañeras?

Con su aparato estridulatorio. La estridulación es una de las modalidades de comunicación más características en los insectos, y consiste básicamente en la producción de sonido mediante el frotamiento entre sí de dos estructuras. Las vibraciones transmitidas por el suelo avisan del peligro a las otras hormigas que pueden entonces ayudarla.Las formas de nidos son múltiples y diversas según las especies de hormigas: subterráneos, en los árboles, entre las hojas pegadas, en las fibras tejidas de las plantas, etc.

Hormigas en el bosque

¿Quién podrá consumir un kilo de artrópodos, ciempiés, arañas, crustáceos e insectos al día?¿Será este montón de ramillas de casi un metro de alto?

Efectivamente, porque es un nido poblado de cientos de miles de hormigas rojas (u hormigas de los bosques) que capturan 2000 insectos al día. En Europa, 700.000 toneladas de insectos son destruidas cada año de esta manera. Tal extinción puede parecer nefasta, pero por el contrario, eliminando una gran parte de las plagas del bosque (por ejemplo las orugas del pino), las hormigas reducen los daños sufridos por los árboles.

¿Cuál es la utilidad de un lecho de ramillas en la superficie de un nido?

Como un techo, las ramillas garantizan al nido una buena impermeabilización.

Marchan sin cesar, cazan sin parar

Las hormigas legionarias, nativas de África, y las Eciton de América del Sur son feroces carnívoras que viajan incesantemente por el territorio en colonias de cientos de miles de individuos.

Si capturan presas pequeñas, las hormigas legionarias les cortan las alas y las patas antes de trasladarlas a su campamento. Si son grandes, las reducen en el mismo lugar de la captura a pequeños trozos transportables. Las hormigas legionarias son exclusivamente carnívoras, pero en otras especies la alimentación se basa en granos, néctar, melaza de pulgones. Algunas son selectivas, se especializan en ingerir solamente determinados insectos.

Para pasar la noche, estas hormigas nómades no disponen de un nido fijo como las otras especies; ellas se agrupan en una masa compacta, llamada “bivouac”, enganchándose entre ellas.

Dominar para sobrevivir

Las hormigas esclavizadoras amazonas son eficaces en el combate y con sus temibles mandíbulas pueden atravesar fácilmente las cabezas de sus adversarios. Desgraciadamente para ellas, esta característica es un poco complicada para alimentarse, ocuparse de incubar o de toda otra tarea doméstica.

Por ello, las amazonas se organizan en verdaderos ejércitos bajo la conducción de las exploradoras y llevan a cabo ataques programados contra hormigueros extranjeros para robar los capullos. Si las adultas se rebelan en lugar de huir, arriesgan sus cabezas y entonces ¡Clac, Clac, Clac!Los capullos raptados por las amazonas dan nacimiento a esclavas muy dóciles.

Dulce dependencia

En los países templados, las hormigas se asocian a menudo con los pulgones, a veces tan estrechamente que no podrían sobrevivir el uno sin el otro. Los pulgones sacan su comida de la savia de las plantas. Sus excrementos dulces (la melaza) son enseguida succionados por las hormigas. Si la planta se debilita, las hormigas transportan su ganado hacia otro vegetal más vigoroso. La ventaja para los pulgones es una protección cercana contra depredadores como las chinitas y los chinches...

Burladoras burladas

A pesar de ser unas depredadoras terribles, las hormigas no son infalibles. Numerosos insectos las devoran al convivir dentro del hormiguero. Como este pequeño coleóptero que se ubica en la ruta de las hormigas y golpea sus cabezas con las antenas. Engañadas las hormigas, le regurgitan alimento. Otros insectos, remedando el lenguaje químico, se introducen en el hormiguero y se hacen mimar como larvas. Ciertos predadores utilizan sus secreciones glandulares para atraer a las hormigas con el propósito de paralizarlas y succionar su sangre (la hemolinfa). ¡Hormiga-león, curioso nombre! ¿Quién es? ¿Será el rey de las hormigas? ¿Una hormiga con melena? ¿Una hormiga que ruge al atardecer desde el fondo de los bosques? La hormiga-león, desde el fondo de su embudo de arena, acecha a la imprudente hormiga.

Bajo la lupa

La comunicación química de las hormigas y también sus comportamientos sociales, plantean numerosas interrogantes. Diversas investigaciones en laboratorios universitarios buscan conocer los procesos de reconocimiento al interior de una misma colonia. Un ejemplo para investigar: a veces, dos especies explotan juntas una misma fuente de alimentos; aparte de algunas escaramuzas, no pasa nada.¿Cómo explicar esta ausencia relativa de agresividad? ¿Qué ventajas sacan ellas?

Sociedades de seis patas

Los seres humanos y algunos insectos son las únicas especies que viven en sociedad y están en expansión. 2000 especies de termitas son conocidas en el mundo. Son insectos diferentes de las avispas, abejas y hormigas y están clasificados en otro orden, los isópteros. Dos especies de termitas son comprobadamente nocivas para las construcciones por su tipo de alimentación basada en la celulosa, el mayor constituyente de la madera. Las abejas se alimentan del néctar y del polen de las plantas, sus idas y venidas de flor en flor polinizan eficazmente las plantas a través del polen; sus nidos son de cera, mientras que los nidos de las avispas son de celulosa.

Hormigas a la chilena

¿Cuántas especies existen en nuestro país? En el mundo se han descrito casi 10 mil especies de hormigas y se estima que hay otras 10 mil. En Chile, aunque parecen existir sólo dos especies (las pequeñas hormigas café de casas y jardines, y los grandes hormigones negros), los científicos han descrito nada menos que 62, de las cuales 53 son autóctonas nativas (nacieron en este territorio). Las hormigas cortadoras de hojas son exclusivas de América, probablemente porque su origen fue posterior a la última deriva continental (o separación de continentes). Sin embargo, esta especie no existe sólo en dos países: Canadá y Chile.

Estas hormigas me enferman! Van y vienen, llevan y traen.

Las hormigas son decididamente beneficiosas para el medio ambiente. Son consumidoras de desechos, actúan como un “control de plagas” en ciertas plantas, enriquecen la composición de los suelos con los desperdicios que acumulan ordenadamente en sus nidos subterráneos.

Sin embargo, estudios realizados en Chile determinaron que estos insectos también podrían ser nocivos para la salud humana. De tanto deambular de allá para acá buscando alimento, la pequeña hormiga doméstica café (Iridomyrmex humilis, actualmente nombrada Linepithema humile) se pasea sin distinción por basureros, baños, almacenes, cocinas, dormitorios, hospitales... Investigadores del Laboratorio de Zoología y Etología de la Universidad Mayor y del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile señalan que estas hormigas pueden transportar bacterias capaces de enfermar al ser humano, como Escherichia coli y Staphylococcus aureus, entre otros.