¿Sabías que las vacunas fueron los primeros Medicamentos Biológicos?

Opciones de Texto

El ejemplo más conocido de Biofármacos o Medicamentos Biológicos son las vacunas, que son fabricadas sobre la base de microorganismos patógenos vivos pero atenuados o inactivados, con el fin de provocar una respuesta defensiva del cuerpo humano que destruirá a los virus o bacterias y que luego “recordará” esta acción generando anticuerpos y produciendo inmunidad en caso de un ataque real del patógeno activo.

Tipos de Biofármacos: Además de las vacunas existen hormonas, proteínas, anticuerpos monoclonales, derivados sanguíneos o de plasma, entre otros, son utilizados para prevenir, tratar y/o curar enfermedades como la diabetes, trombosis, tétano, psoriasis, fibrosis pulmonar, varios tipos de cáncer (mama, leucemia, colorrectal, entre otros), algunas enfermedades genéticas, enfermedades del aparato endocrino.

En los años 70 y 80 se descubren y perfeccionan dos técnicas: la del ADN recombinante, que es la que permite fabricar proteínas aislando y manipulando un fragmento de un organismo para introducirlo en otro y la del Hibridoma, que gracias a la clonación hizo posible fabricar anticuerpos monoclonales. Esta es la base de los nuevos medicamentos biológicos que junto con la posibilidad de patentar estos descubrimientos, significó un impulso importante a la Biotecnología aplicada a la medicina.

Gracias al ADN recombinante surgieron nuevos productos como la hormona del crecimiento, la insulina recombinante o la eritropoyetina, hormona que estimula la producción de glóbulos rojos. En cuando al Hibridoma, durante las últimas décadas los anticuerpos monoclonales se han usado con buenos resultados en algunos tipos de cáncer y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico.