23
Lun, Ene

¿De qué manera combatiríamos las enfermedades si no existieran las vacunas?

Opciones de Texto

vacuna-boca-mano-pie

Las vacunas vienen de las vacas. Su nombre viene de la palabra latina vacca, justamente porque la primera vacuna, descubierta por Edward Jenner, proviene de experimentos con gérmenes de la viruela que atacaban a las vacas, pero no a los trabajadores de la granja.

La vacuna es un preparado de antígeno que ingresa al organismo y genera la producción de anticuerpos que actúan contra microorganismos patógenos. El antígeno es una sustancia que produce la generación de anticuerpos, dichos anticuerpos identifican y neutralizan virus, bacterias o parásitos.

En 1796 se aplicó la primera vacuna contra la viruela. En 1880, Louis Pasteur y Robert Koch descubrieron los gérmenes causantes de enfermedades infecciosas como el cólera y la rabia, y a partir de ellos se elaboraron las vacunas respectivas, siguieron las vacunas contra la difteria y el tétano (1891), contra la tuberculosis (1906) y en 1954 se logró la vacuna contra la poliomelitis.

El desarrollo de nuevas vacunas está plenamente vigente y actualmente incluso existen vacunas contra algunos cánceres como la vacuna contra el papiloma humano. Existen más de 200 tipos de cáncer, y en Chile esta enfermedad constituye la segunda causa de muerte. El melanoma es uno de los más agresivos, y la expectativa de sobrevida de un paciente con este cáncer difundido en general no supera los diez meses. En nuestro país el equipo del profesor de la Universidad de Chile, Flavio Salazar, ha logrado extender la vida de estos pacientes incluso sobre los cinco años gracias a una vacuna. La inmunoterapia contra el melanoma ya se ha aplicado a 200 personas y 60% de los pacientes responde inmunológicamente.