28
Mar, Mar

¿Sabías que existen varios tipos de diabetes?

Opciones de Texto

75b44b0e9c2e5d305fa323c6c51d3476 Generic

Aunque existen más, hay dos clases principales de diabetes sacarina: la diabetes insulinodependiente (tipo I) y la diabetes no insulinodependiente (tipo II). En ellas el páncreas produce poca o no produce insulina.

La diabetes insulinodependiente casi siempre se presenta repentinamente, y quien la padece necesita hacer tres cosas todos los días para regular el nivel de glucosa en la sangre: inyectarse insulina, seguir una dieta alimenticia establecida y hacer ejercicio.

Tipos de Diabetes.

Diabetes sacarina (Diabetes Mellitus)

Para tener la energía para poder llevar a cabo las actividades diarias, el cuerpo humano requiere azúcar, y lo obtiene al convertir los alimentos en glucosa (una forma de azúcar). Se presenta diabetes cuando el organismo trata de utilizar el azúcar en la sangre para obtener energía, pero no puede lograrlo porque el páncreas no produce suficiente cantidad de la hormona insulina, o porque le es imposible aprovechar la insulina con que cuenta. Usualmente producen insulina las células beta en lugares del páncreas denominados islotes de Langerhans. La diabetes sacarina también recibe el nombre de diabetes mellitus.

Hay dos clases principales de diabetes sacarina: la diabetes insulinodependiente (tipo I) y la diabetes no insulinodependiente (tipo II). En la diabetes insulinodependiente el páncreas produce poca o ninguna insulina. Esta clase de diabetes casi siempre se presenta repentinamente, y quien tiene esta clase de diabetes necesita hacer tres cosas todos los días para regular el nivel de glucosa en la sangre: inyectarse insulina, seguir una dieta alimenticia establecida y hacer ejercicio.

En la diabetes no insulinodependiente el páncreas produce algo de insulina. A veces algunas personas que tienen este tipo de diabetes pueden controlar la enfermedad siguiendo una dieta alimenticia establecida y haciendo ejercicio con regularidad. Otras personas quizás necesiten tomar insulina u otros medicamentos además de la dieta alimenticia establecida y el ejercicio diario.

Alrededor del 90 por ciento de los diabéticos tienen diabetes del tipo no insulinodependiente. Muchos también pesan más de lo que deberían. Se observan ambos tipos de diabetes en todos los grupos de edad, aunque la diabetes no insulinodependiente por lo general se presenta después de los 40 años de edad, y la diabetes insulinodependiente, antes de los 30 años.

Entre los signos de diabetes mencionaremos el tener que orinar con frecuencia, la pérdida de peso, el sentir sed intensa, y el tener hambre todo el tiempo. Los que tienen diabetes sin tratar sienten sed y han de orinar a menudo porque la glucosa se acumula hasta un nivel alto en la corriente sanguínea y los riñones han de trabajar duro para eliminar la carga adicional. Los que tienen diabetes sin tratar con frecuencia sienten hambre y están cansados porque el organismo no puede utilizar el alimento en la forma adecuada.

En la diabetes insulinodependiente, si por largo tiempo el nivel de insulina es demasiado bajo, el organismo comienza a utilizar las reservas de grasas. Debido a esto, el organismo libera ácidos (cetonas) en la sangre. Como resultado se presenta cetoacidosis, estado grave que de no tratarse de inmediato puede resultar en coma.

Se desconocen las causas de la diabetes. Opinan los investigadores que la diabetes insulinodependiente podría ser en realidad más de una enfermedad y sus causas podrían ser múltiples. Están estudiando el factor de la herencia (si los padres u otros familiares tienen diabetes) así como otros factores tanto internos como externos, con inclusión de los virus.

Parece que la diabetes no insulinodependiente está estrechamente asociada con la obesidad y con la resistencia corporal a la acción de la insulina.

Diabetes sacarina de la gestación (Gestational Diabetes Mellitus)

Clase de diabetes sacarina que puede presentarse en la mujer embarazada. En la segunda mitad de la gestación el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre puede ser más elevado de lo normal. No obstante, al terminar el embarazo se normalizan los niveles de glucosa en alrededor del 95 por ciento de todos los casos.

Diabetes sacarina insulinodependiente (IDDM) (Insulin-Dependent Diabetes Mellitus [IDDM])

Estado crónico en el cual el páncreas produce poca o ninguna insulina. Se le imposibilita entonces al organismo el utilizar la glucosa (azúcar sanguíneo) para obtener energía. Por lo regular, es repentino el comienzo de la diabetes sacarina insulinodependiente. Son signos de esta enfermedad la sed intensa, el hambre, la necesidad de orinar a menudo y la pérdida de peso. Para tratar su enfermedad, la persona tiene que inyectarse insulina, seguir un plan de dieta establecido y hacer ejercicio todos los días. La diabetes sacarina insulinodependiente se presenta por lo regular en los niños y en los adultos menores de 30 años. En el pasado se denominaba esta diabetes "diabetes juvenil", "diabetes de comienzo juvenil" y "diabetes propensa a la cetosis". Otro nombre es diabetes sacarina tipo I.

Diabetes sacarina no insulinodependiente (NIDDM) (Noninsulin-Dependent Diabetes Mellitus [NIDDM])

Es la forma más corriente de diabetes sacarina. Alrededor del 90 por ciento de los diabéticos tienen esta clase de la enfermedad. Al contrario de la diabetes insulinodependiente, en la que el páncreas no produce insulina, en la diabetes no insulinodependiente generalmente el páncreas produce algo de insulina, aun cuando podría no resultar suficiente. Sin embargo, porque se produce algo de insulina, estos enfermos con frecuencia pueden controlar la diabetes no insulinodependiente mediante dieta alimenticia adecuada y ejercicio regular. Si no, quizás necesiten combinar la insulina o una píldora con la dieta y el ejercicio. Además, algunos enfermos pueden contar con gran cantidad de insulina, pero son resistentes a su acción. Por lo general, la diabetes no insulinodependiente se presenta en los mayores de 40 años. La mayoría de las personas con este tipo de diabetes tienen sobrepeso corporal. En el pasado era conocida como "diabetes del adulto", "diabetes de la edad madura", "diabetes resistente a la cetosis" y "diabetes estable". Se le denomina también diabetes sacarina tipo II.