21
Vie, Jul

¿Sabías que el Cambio climático puede producir complicados efectos para la humanidad?

Opciones de Texto

Uno de los más preocupantes se refiere a la disponibilidad de agua. Aunque no es posible hacer predicciones climatológicas, existen pronósticos sobre impactos del cambio climático, que van desde impactos leves, hasta cambios peligrosos, tanto para la humanidad, como para el planeta y el resto de los seres vivos que lo habitan convivimos con otros seres vivos.

En Latinoamérica, se proyecta que los cambios en los patrones de precipitación, y la desaparición de glaciares, afectará significativamente la disponibilidad de agua para consumo humano, agricultura y generación de energía.

Cambio Climático: ¿Qué podría pasar?

El Cuarto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental de Cambio Climático establece que: “Hay un alto nivel de acuerdo y mucha evidencia de que con las políticas actuales de mitigación del CC y las prácticas de desarrollo sostenible relacionado, las emisiones globales de Gases Efecto Invernadero (GEI), continuarán creciendo durante las próximas décadas” (1). No existen certezas en cuanto a los impactos del calentamiento global, porque no es posible saber si las emisiones continuarán estables, aumentarán o disminuirán. Es por ello que el informe antes mencionado establece seis escenarios e impactos en función de los mismos. A continuación se detallan ejemplos de cambios regionales proyectados, pero es importante destacar que: “La magnitud y el plazo de los impactos variará con la cantidad y tasa del cambio climático, los escenarios de emisiones, las sendas de desarrollo y la adaptación” (2).

LATINOAMÉRICA

Para mitad de siglo, se proyectan aumentos en la temperatura y, asociada, una disminución en el agua del suelo, lo que conducirá a una sustitución gradual del bosque tropical por la Sabana en el este de la Amazonía. La vegetación semiárida tenderá a ser reemplazada por vegetación de tierras áridas. Hay riesgo de una significativa pérdida de biodiversidad por extinción de especies en muchas áreas tropicales de Latinoamérica. Se proyecta que la productividad en algunos cultivos importantes disminuirá y la productividad del ganado también, con consecuencias adversas para la seguridad alimentaria. En zonas templadas se ha proyectado que los cultivos de soja aumentarán. Sobre todo, se proyecta que el número de personas en riesgo de hambruna aumentará. Se proyecta que los cambios en los patrones de precipitación y la desaparición de glaciares afectará significativamente a la disponibilidad de agua para consumo humano, agricultura y generación de energía.

AMÉRICA DEL NORTE

Se proyecta que el calentamiento en las montañas del este causará una disminución del manto de nieve, más inundaciones en invierno y reducción de los flujos de verano, exacerbando la competencia por los recursos de agua. En las primeras décadas del siglo XXI, se proyecta que un moderado cambio climático aumente la producción agregada de agricultura dependiente de las lluvias en 5-20%, pero con una importante variabilidad entre regiones. Los mayores retos están proyectados para los cultivos que están cerca del extremo de calor de su rango de subsistencia o son altamente dependientes de la utilización de recursos hídricos. Durante el transcurso del siglo, se espera que las ciudades con antecedentes de olas de calor experimenten un aumento en el número, intensidad y duración de las olas de calor durante el transcurso del siglo, con potencial para impactos adversos en la salud. Las comunidades costeras y hábitats estarán cada vez cada vez más estresados por el cambio climático interactuando con el desarrollo y la contaminación.

ÁFRICA

En 2020, se proyecta que entre 75 y 250 millones de personas estarán expuestas a un aumento del estrés hídrico debido al cambio climático, y en algunos países, la producción de la agricultura de secano podría reducirse hasta el 50%. La producción agrícola, incluyendo el acceso a los alimentos, se verá severamente comprometida en muchos países africanos. Esto podría afectar adversamente a la seguridad alimentaria y exacerbar la malnutrición. Hacia el final del siglo XXI, el aumento del nivel del mar proyectado afectará a las áreas costeras de baja altitud con grandes poblaciones. El coste de la adaptación puede contar hasta al menos 5-10% del PIB. Para 2080 está previsto un incremento del 5-6% de las áreas áridas y semiáridas. ASIA Para mitad del siglo XXI, se proyecta la disminución de la disponibilidad de agua dulce en Asia central, del sur, del este y en el sureste asiático, particularmente en las cuencas de los grandes ríos. Las áreas costeras, especialmente las regiones altamente pobladas en las regiones de megadeltas del sur, este y sureste asiático, estarán en el mayor riesgo debido al incremento de las inundaciones por subida del mar y, en algunos megadeltas, inundaciones por desbordamiento de los ríos. Se espera que aumenten la morbilidad y mortalidad endémicas debido a enfermedades diarreicas principalmente asociadas con sequías e inundaciones en el este, sur y sureste asiático debido a los cambios proyectados en el ciclo hidrológico.

AUSTRALIA y NUEVA ZELANDA

Para 2020, se proyecta una pérdida significativa de biodiversidad en algunos lugares de riqueza ecológica, incluyendo la Gran Barrera de Coral y los Trópicos Húmedos de Queenlands. Para 2030, se proyecta la intensificación de los problemas de seguridad de agua en el sur y este de Australia y en el norte y en algunas regiones del Este de Nueva Zelanda. Para 2030, se proyecta que la producción agrícola y forestal decline en la mayor parte del norte y del sur de Australia, y sobre partes del este de Nueva Zelanda, debido al aumento de las sequías y los fuegos. Sin embargo, en este país se proyectan beneficios iniciales en algunas regiones. En 2050, se proyecta que exacerben los riesgos de aumento del nivel del mar y la severidad y frecuencia de las tormentas e inundaciones costeras en algunas áreas de Australia y Nueva Zelanda, debido al desarrollo de las costas y los crecimientos de población que están teniendo lugar. EUROPA Se espera que el cambio climático magnifique las diferencias regionales en los recursos y activos naturales. Los impactos negativos incluirán aumento del riesgo de inundaciones repentinas en el interior, e inundaciones costeras más frecuentes y aumento de la erosión (debido a tormentosidad y aumento del nivel del mar). Las áreas montañosas se enfrentarán a retrocesos glaciales sustanciales, reducción de la capa de nieve y del turismo de invierno, y una pérdida de especies extensiva (en algunas áreas de hasta el 60% según los escenarios de altas emisiones, en 2080). En el sur de Europa, se proyecta que el cambio climático empeore las condiciones (altas temperaturas y sequías) en una región ya vulnerable a la variabilidad climática, y se reduzca la disponibilidad de agua, el potencial hidráulico, el turismo de verano y, en general, la productividad de los cultivos. Se proyecta que el cambio climático aumente los riesgos para la salud debido a las olas de calor y la frecuencia de los incendios.

REGIONES POLARES

Se proyecta que los principales efectos biofísicos sean las reducciones en el grosor y extensión de los glaciares, las placas de hielo y el hielo del mar, y cambios en los ecosistemas naturales con efectos perjudiciales en muchos organismos, incluyendo aves migratorias, mamíferos y depredadores superiores. Los impactos perjudiciales incluirán aquellos sobre infraestructuras y modos de vida indígenas tradicionales. En ambas regiones polares, se proyecta que hábitats y ecosistemas específicos sean vulnerables, al disminuir las barreras climáticas a las invasiones de especies.

PEQUEÑAS ISLAS

Se espera que el aumento de la nieve del mar agrave las inundaciones, las mareas de tempestad, erosión y otros riesgos costeros, amenazando de esta manera los asentamientos y las infraestructuras que dan sustento a las comunidades de las islas. El deterioro de las condiciones costeras, por ejemplo, por la erosión de las playas y la decoloración del coral, se espera que afecte a los recursos locales. Para la mitad de siglo, se espera que el cambio climático reduzca los recursos hídricos en muchas pequeñas islas, por ejemplo en el Caribe y el Pacífico, hasta el punto de que empezarán a ser insuficientes para cubrir la demanda durante los periodos de escasez de lluvias. Con las mayores temperaturas, se espera un aumento en la invasión por parte de especies no nativas, particularmente en las islas de latitudes medias y altas. Latitud: Líneas imaginarias paralelas que circundan el globo tanto al norte como al sur del ecuador. Los polos están ubicados a 90 grados de latitud Norte y Sur y el Ecuador a cero grados (0) de latitud. Latitudes altas: Anillos de latitud ubicados entre los 60 y 90 grados norte y sur. Conocidas también como regiones polares. Latitudes bajas: Anillos de latitud ubicados entre los 30 y 0 grados norte y sur. Conocidas también como regiones tropicales o tórridas. Latitudes medias: Es el cinturón de latitudes entre los 35 y 65 grados norte y sur. También conocida como región templada. Más información en Dirección Nacional de Meteorología de Uruguay.

(1) P.7 Cuarto Informe de Evaluación del Cambio Climático del IPCC. Resumen para responsables de políticas públicas. 2007. Traducción NO oficial del Ministerio de Medio Ambiente de España.

(2) P.13 Ídem.